“Privacidad es un documental, es una comedia, es un drama, es una fotografía, es magia, es un espejo, es usted, es jugar. Es un espectáculo que le plantea al público preguntas como ¿Qué precio pagamos por tener acceso al mundo digital? ¿Dónde ponemos nuestro límite? ¿Toda esta explosión tecnológica nos acerca de verdad a los demás o lo único que hace es alejarnos cada vez más de la realidad?”. Con estas frases define Esteve Ferrer, su director y adaptador, esta interesantísima y divertida función que triunfa en Madrid con un gran elenco formado por Adrián Lastra, Chema del Barco, Candela Serrat, Canco Rodríguez, Juanan Lumbreras y Rocío Calvo.

ADRIÁN LASTRA da vida al escritor que en una escena dice un párrafo que sintetiza el “leit motiv” de esta función: “Siento como si se hubiese levantado una ola debajo de mi cama mientras dormía y me hubieses estado alejando de todo lo que conozco. No hay nada como bajarse de esta ola en la que todos estamos inmersos. La ola de compartir nuestra vida, las veinticuatro horas del día, de opinar sobre todo, incluso de lo que no has tenido ni tiempo de entender…”

-Das vida a un escritor que está pasando por varias crisis personales y que reflexiona sobre la sociedad hiperconectada en la que vivimos…

Es un tipo con muchos problemas personales y profesionales. Acude a una terapia en la que le intentan ayudar proponiéndole un juego de proyección de personas en espacios reales que le ayudarán a convivir con el mundo tecnológico. Él está siendo utilizado por las Redes Sociales y es un patrón imitado por muchas personas. Duda sobre si esa situación es la que necesita en su vida o la que quiere. La función le plantea al público que reflexione sobre el precio que pagamos al exponer toda nuestra vida constantemente. Damos mucha información que se utiliza con otros fines de los que no eres partícipe. Estamos siendo usados por una máquina que es muy difícil de controlar. Pero toda la obra está narrada desde el humor y la comedia.

 

-El público es imprescindible en todas las obras de Teatro pero en ésta, además, tiene un papel esencial. ¿En que consiste la interactividad con los espectadores que están en el Teatro?

En esta obra la interactividad es constante. Desde que compras la entrada on line se te pide que rellenes un formulario. Y, desde el inicio de la obra, tienes que tener el teléfono encendido y conectarte a una red Wifi en concreto. Nosotros vamos a jugar con el espectador. Te puede tocar o no. Si te toca, tendrás un gran regalo. También se puede permanecer pasivo y sólo disfrutar, por supuesto.

-Esteve Ferrer comenta que “Privacidad es un documental, una comedia, un drama, una fotografía y un espejo”, ¿qué añadirías?

Además de todo eso, es una vida reflejada en un escenario. La Historia nos habla de si de verdad tenemos la privacidad que merecemos y deseamos o no. Se lo planteamos al público y después cada uno puede reflexionar lo que considere.

Personalmente, ¿consideras que las redes sociales tienen más ventajas o más inconvenientes?

El problema es que la mayoría de las personas no diferencian entre la realidad y la ficción. Hay muchos patrones que imitamos. Siempre enseñamos la cara buena en las redes sociales y la vida no es así. Teatro Marquina. Más información en Privacidad, la obra de teatro | Madrid, Bilbao. Entradas aquí. (planletsgo.com)