Font García, Juanfra Juárez, Vito Sanz y Pablo Peña (músico en directo) llevan a escena esta función escrita por Chiqui Carabante, Font García, Vito Sanz y Juan Vinuesa y dirigida por Chiqui Carabante.


Narra que Alfonso XIII, orgulloso, muestra en su sala de proyección las películas pornográficas que ha producido. Decepcionado, escucha las mofas de sus amigotes sobre las actrices que aparecen en
pantalla: mujeres desfondadas y carentes de encanto. A partir de ese momento, el Africano se obsesiona por llevar sus películas a otro nivel. Quiere chicas que pertenezcan a la clase alta y que la nobleza impregne sus historias. Lo ideal sería contar con una condesa o una marquesa que esté dispuesta a rodar porno. Mientras, los políticos y militares le piden a Alfonso que se centre en las cuestiones de Estado y que no haga oídos sordos a lo que se escucha en los mentideros de Madrid: el populacho comienza a hablar de República…

Según la compañía Club Caníbal, “mientras Alfonso compartía sus producciones pornográficas con sus compinches de correrías, en España se iba gestando un malestar social que finalmente conduciría a la proclamación de la II República y a la marcha forzada del país del Africano. Esta pequeña anécdota concentra buena parte de los elementos que han marcado la historia moderna de España. Retratando la indolencia de una clase poderosa ocupada en la consumación de sus caprichos más que en la situación del Estado. Alfonso el Africano será un magnífico telón de fondo para retratar esta situación donde, como en un cuadro goyesco, las facciones que se enfrentan entre sí por fin encuentran un enemigo común: un monarca incompetente. Esta pequeña historia es una instantánea del ADN que corre por las venas de España. Un punto de partida perfecto para las fauces de Club Caníbal…»

Fotografías de Luz Soria. Del 17 de Noviembre al 26 de Diciembre. Teatro Mª Guerrero (Sala de la Princesa). Más información en Inicio – Centro Dramático Nacional (mcu.es)