Escrita y dirigida por Andrea Jiménez y Noemi Rodríguez, es una creación de Teatro En Vilo coproducida con el Centro Dramático Nacional y Barco Pirata. 

Según sus credoras, “es el encuentro improbable entre siete jóvenes elegidos tras una convocatoria abierta en la que Teatro En Vilo se propuso encontrar a “artistas, activistas y visionarios menores de 26 años con la arrogancia, la esperanza y el humor suficientes como para creer que es posible cambiar el mundo desde un escenario.

 

-En la presentación de “Blast” decís que “es una invitación a utilizar el teatro como un espacio desde el que pensar y debatir, más allá de las palabras, las grandes problemáticas de nuestro tiempo, desde el género hasta la democracia, pasando por el trabajo, la ecología o el amor”…

“Blast” es una reflexión escénica sobre el encuentro con lo diferente, sobre la esperanza, la empatía y la capacidad humana de transformarse y transformar. Es una llamada a la acción, un grito para que abandonemos el rol de espectadores y empecemos a cambiar el mundo que nos rodea. Es una oda al intento y un homenaje a los entusiastas que persisten ante la certeza del fracaso.

-¿Cómo son sus jóvenes protagonistas?
En “Blast” contamos con siete actores protagonistas. Son Julia Adun, Nadal Bin,  Conchi Espejo, Iván López-Ortega, Saúl Olarte, Álex Silleras y Alejandra Valles. Son de alguna manera disidentes (por razón de su género, raza, orientación sexual o activismo). Expertos resilientes que a su temprana edad han tenido que aprender a sobrevivir en un mundo que no les representa ni les acoge. Cada uno trae una visión única y propia sobre el tiempo en el que vivimos forjada a partir de su experiencia vital, su inagotable curiosidad y su desbordante inteligencia.

-¿Qué historias nos vais a narrar en escena?
“Blast” narra los intentos escénicos en directo de cambiar el mundo desde el escenario del María Guerrero. En esos intentos se entrelazan los deseos, los dolores y los anhelos de los protagonistas, que oscilan entre el entusiasmo, la rabia, la desesperación, y también la alegría de estar juntos. Hablamos de ecología, de racismo, de teatro, de violencia, de disidencia, y por supuesto, de amor.

-Pese a hablarnos de todos los tipos de crisis en los que estamos inmersos, ¿Es “Blast” una función optimista y/o esperanzadora?

Sí. Busca promover no la esperanza naïf que anhela imposibles, si no la esperanza como práctica, como acción, como motor. La esperanza que es consciente de la magnitud del problema y que, aún así, persiste en imaginar alternativas y llevarlas a cabo.

-¿Qué nos podéis desvelar sobre la escenografía, la iluminación y la música de esta función?
Contamos con un equipo de maravillosos profesionales: Alessio Meloni ha creado un espacio mágico que invita al juego y a la reflexión al mismo tiempo, Yaiza Pinillos ha traído con sus diseños de vestuario la fantasía que nos abre a un mundo nuevo, Fernando Epelde ha sabido crear música a la vez sublime y divertida, y Amaya Galeote ha vertido su genial instinto escénico en la creación del movimiento y las coreografías que nos transportan desde el musical hasta la danza contemporánea en un viaje ecléctico y loco. Y por último Gabriel y María de Cube han creado un espacio lumínico que multiplica y eleva el espectáculo invitándonos a un viaje visual de alto impacto.

-Para todos los espectadores que no os conocen, completa esta frase por favor: “En la compañía Teatro en Vilo tenemos una forma de trabajar basada en…“
Escuchar las historias que laten entre los cuerpos que se encuentran en el escenario. Nos gusta crear un teatro vivo, que dialoga con el tiempo en que vivimos, con los espectadores y con las experiencias personales de los actores,
siempre desde el humor, la ternura y la irreverencia. (Fotografías de Luz Soria).
Del 6 de Mayo al 19 de Junio. Teatro María Guerero
. Más información en Blast – Centro Dramático Nacional (mcu.es)