Beatriz de Torres es la directora artística de este auditorio municipal de artes escénicas para niños/as y adolescentes. “Espacio Abierto seguirá siendo un espacio de juego lúdico, de creación y crecimiento. Desde que abrimos las puertas la temporada pasada y el público volvió a hacerlo suyo, a participar, a emocionarse, sentí íntimamente hasta qué punto Espacio Abierto es punto de encuentro e imprescindible convivencia, importante en el crecimiento individual y colectivo que construimos día a día…”, nos dice.

-¿Qué obras destacarías de la programación de la nueva temporada de vuestro Centro?

Siempre procuramos abarcar diferentes disciplinas con piezas dirigidas de forma más específica a diferentes rangos de edad, con propuestas innovadoras y espectáculos de compañías consolidadas. Vamos a tener la creación de nuestro chicos de Mundo Quinta, “Érase una vez…”, que se ha convertido en seña de identidad de la casa y, desde luego, en uno de nuestros mayores orgullos. Me encantaría invitar a todo el mundo a que se acerque a verlo. También tendremos un espectáculo de danza para bebés que estrenamos aquí la temporada pasada. Es “Izadi”, de la compañía El Lagarto Baila. Y “Prometeo”, de Olympus Kids-Agrupación Sr. Serrano. Me gusta porque estimula el espíritu crítico, mira a los niños de tú a tú -algo clave para nosotros-, les hace pensar, sacar conclusiones, preguntarse cosas y mirar el mundo con sus propios ojos.

-Háblanos de vuestras iniciativas “La Quinta Crea” y “La Quinta en compañía”…

Son los programas que poco a poco van dando forma y consolidando nuestra pequeña aportación a los creadores. “La Quinta Crea” pone el acento en conformar un universo creativo propio, un imaginario inspirado y creado en y para la Quinta. Piezas, ya sean efímeras o no, en formatos y lenguajes absolutamente diversos, que nazcan aquí, que beban de nuestra #ComunidadQuinta para volver a ella y enriquecerla. Te hablo, desde la obra que adquirimos cada temporada y convertimos en imagen y abrigo del centro (este año tenemos a Lorena Olmedo y sus cuadros de bordado sobre foto en papel, ¡una delicia!), hasta las instalaciones de landart con las que periodicamente vamos habitando el parque. O las videocreaciones que produjimos el verano pasado, como pequeñas píldoras de arte “sanador”, en el que reconocernos y encontrarnos, a raíz de las vivencias experimentadas durante el confinamiento por los artistas que participaron: Chevi Muraday, Mehdi Kerkouche, El Patio Teatro, Andrea Díaz Reboredo y Arena en los Bolsillos.

«Lo más gratificante es la respuesta abrumadora del público. Su implicación, sus ganas, su curiosidad, su inmenso apoyo, la gratitud con la que se acercan a nosotros…»

Respecto a “La Quinta en Compañía”, lo que queremos es ir dando cada vez mayor cobertura a las compañías, que encuentren en Espacio Abierto “su casa”. Hemos hecho algunas experiencias con propuestas singulares, como Undostrescuatro, un trabajo de Nacho Bilbao y Almudena Mestre, que investiga nuevas fórmulas de afrontar actividades online, especialmente a raíz de lo vivido en la pandemia; o Boh!, una creación de Antonio Catalano y Carlos Laredo, construida a partir de los talleres familiares que desarrollamos durante el proceso de creación en Espacio Abierto. ¡Pero queda mucho por inventar y construir aún!. Lo importante es que podamos dar espacio y tiempo a los creadores para desarrollar su talento y que, de algún modo, se vaya posando y empapándonos, a nosotros y a todo el que pase por Espacio Abierto.

-¿Qué es lo más gratificante de estar al frente de Espacio Abierto Quinta de los Molinos ?

Creo que lo más gratificante es la respuesta abrumadora del público. Su implicación, sus ganas, su curiosidad, su inmenso apoyo, la gratitud con la que se acercan a nosotros. ¡Desde el día que abrimos puertas he recibido una energía brutal!.

«Necesitamos la voz de los niños y de los adolescentes para construir entre todos, con ellos también, un presente más vivible, más creativo y más humano…»

-¿Por qué sigue siendo muy importante darle voz y escuchar a los niños y a los adolescentes?

Porque compartimos con idéntico derecho este mundo, este presente, este día a día, y tenemos muchísimo que aprender de ellos. Pero de ellos hoy, ahora. Quiero decir que yo siempre me he negado a pensar en ellos como “el futuro”, ¡me niego!. Ellos son tan presente como nosotros y necesitamos su voz, precisamente, para construir entre todos, con ellos también, un presente más vivible, más creativo y más humano.

-¿Qué habéis aprendido de esas especiales circunstancias en las que habéis tenido que trabajar y que, de momento, seguireis teniendo esta temporada?

Me imagino que, como todos, hemos aprendido fundamentalmente a manejarnos en la incertidumbre. Hemos tenido que hacer malabares con las herramientas y hábitos de trabajo que teníamos, para inventar e improvisar nuevas formas de hacer y de afrontar el día a día, eso sí, buscando el rigor y huyendo del desánimo.

-¿Por qué no se debe vivir sin ir a ver espectáculos familiares de artes escénicas?

Porque las artes escénicas son tierra, son savia, son fuerza, son luz. Nos colocan y descolocan por dentro, nos sacuden, nos inspiran, nos hacen crecer como individuos y como sociedad. ¿Qué alimento puede haber mejor para degustar y compartir en familia?. Y, sobre todo, ¿qué razón podría haber para que fueran imprescindibles para los adultos, como yo estoy convencida de que lo son, y no para la infancia y la adolescencia?. ¡Ojalá vayamos poniendo cada vez más y más piedritas en este laaaargo camino, hasta conseguir un consenso total: ¡nadie debería vivir sin artes escénicas!. Espacio Abierto Quinta de los Molinos. Más información en Espacio abierto Quinta de los Molinos – Quinta de los Molinos (espacioabiertoqm.com)