La 37ª edición del festival, dirigido por Blanca Li, reúne a compañías de nueve países. La cita coreográfica organizada por la Comunidad de Madrid apuesta por la programación internacional, la expansión territorial, la creación de autoría viva, contemporánea, local y emergente. Hablamos con su directora. 

-¿Cuáles son las novedades más destacables de esta edición?
Además de una mayor presencia internacional, la apuesta por artistas emergentes, como refleja el hecho de que la última semana del festival, por primera vez, acojamos la muestra coreográfica de Beta Pública, que nos traerá las creaciones de autores emergentes internacionales con una propuesta de obra contemporánea en formatos de corta duración.
Y en la extensión a municipios, ponemos en marcha la iniciativa Periféricas Insólitas, que llevará la danza a plazas y calles de municipios de menos de 6.000 habitantes. También la actividad Think Tank Madrid en Danza, que va a reunir a profesionales del sector para debatir sobre la situación actual de la danza en España y particularmente en la comunidad madrileña. Por último, resaltaría también la celebración de Madrid Dance Contest, un concurso abierto para amantes y profesionales de la danza que premiará el trabajo más innovador y atrevido.

-Preséntanos a algunas de las compañías de danza internacionales que participan en esta edición.
La conocidísima Pilobolus, una de las compañías referentes de Estados Unidos, celebrará con nosotros sus 50 años de trayectoria. Akram Khan es uno de los coreógrafos más aclamados mundialmente y nos trae desde Reino Unido una original revisión del Libro de la selva. Crystal Pite, quizás la coreógrafa más reputada de Canadá, llega, junto a Jonathon Young y su compañía Kidd Pivot para presentarnos Revisor, inspirada en la obra de teatro homónima de Nikolai Gogol. De Israel procede otra de las compañías punteras y referentes como es Kibbutz Contemporary Dance Company, de la mano del coreógrao Rami Be’er. También estará el noruego Jo Strømgren cuya compañía estrena en España un espectáculo que revisa la danza de su país. Y tampoco podemos olvidar a la belga Faso Danse Théâtre con el sello único y personal de Serge Aimé Coulibaly, de Burkina Faso, o también la noruega Winter Guests con Alan Lucien Øyen al frente, que crea espectáculos cinematográficos inspirados en la vida real. Todos ellos acaparan premios y reconocimientos internacionales. Y todos responden a nuestros principales criterios de selección: autoría viva, creación contemporánea y máxima excelencia.

-¿Con qué adjetivos calificarías la edición de este año de “Madrid en Danza”?
Internacional, contemporánea, excelente y diferenciadora.

La programación de este año incluye a compañías nacionales y locales como el coreógrafo Daniel Abreu; el coreógrafo emergente Eduardo Vallejo con su compañía OGMIA y el estreno absoluto de Mother tongue; Expulsión!, de Dani Panullo Dancetheatre; Habitación 11: LA HONTE, de la compañía HOTEL Col.lectiu Escènic.a; a La confluencia, de Estévez / Paños y Compañía, a Thomas Noone y a Nova Galega de Danza con Leira, entre otras compañías.

-Este año iniciáis el Festival el 29 de Abril, “Día internacional de la Danza”, ¿consideras que todavía se programa menos de lo debido a las compañías de danza en los teatros españoles?
La programación de danza sigue siendo menor a la del teatro o la de espectáculos musicales y, por mucho que lo intentemos, son pocos aún los espacios que tienen una programación coreográfica permanente. Poco a pocose va cambiando esta tendencia y cada vez adquiere más presencia, pero aún es insuficiente.

-¿Qué posibilidades le ofrece este Festival a todos aquellos/as que no suelen ir a disfrutar de espectáculos de danza?

Las obras seleccionadas son un reflejo de la sociedad contemporánea. Sus autores se inspiran en las realidades de hoy en día: la identidad, el origen, las fronteras, el sentido de pertenencia, la migración, la tradición, el folklore, la libertad… y las transforman en arte coreográfico. Cualquier espectador que asista podrá encontrar una lectura propia de su realidad, de sus preocupaciones o inquietudes convertidas en arte del movimiento en un lenguaje universal como es la danza.
La programación es adecuada tanto para los amantes de la danza como para aquellos que se acercan por primera vez a este arte, incluyendo los espectáculos familiares.

 

-¿En qué espacios poco habituales celebrareis este año también el Festival?
Además de Teatros del Canal, donde estarán presentes las principales compañías internacionales, llevaremos el festival a salas alternativas y teatros privados de la ciudad como la Sala Cuarta Pared, el Teatro de la Abadía, el Teatro Pradillo, pero sobre todo destacaría la presencia en 16 municipios de la Comunidad que consolida la vocación de expansión territorial del festival. 

El novedoso programa Periferias Insólitas propone un recorrido coreográfico por las calles y plazas de siete municipios. Tres recorridos compuestos por siete espectáculos, de acceso gratuito. Proyecto Larrua (Idi beg), Sara Calero (Mascarada), Daniel Ramos (Tablao flamenco), Tangen|Benzal (Knock), HuryCan (bruta. L), La Macana (Pink Unicorns) y Eyas Dance Project ( Jaguar + Jupiter) son las compañías programadas que darán vida a esta iniciativa.

-¿Algunas piezas de danza familiar que vaya a haber en esta edición?
Principalmente Akram Khan’s Jungle Book reimagined, de Akram Khan Company, que se inspira en el Libro de la selva y plantea el viaje de Mowgli a través de un niño refugiado atrapado en un mundo devastado por el impacto de cambio climático. También, todos los espectáculos de calle de Periferias Insólitas en los municipios.
Del 29 de abril al 14 de junio. Más información en Festival Madrid en Danza 2022 | Comunidad de Madrid