“En el Arte en vivo o en el Teatro, sólo se puede arriesgar. Y, como decían los maestros: “no hay teatro bueno ni malo, hay teatro vivo o muerto”

«Es una temporada de transición. Se van a celebrar los 25 años de La Abadía y la programación es un reflejo de este momento crucial en la vida de este Teatro. Es una celebración de lo ocurrido hasta ahora, en un encuentro con lo que va a venir. Mi idea es ser un mediador entre los creadores y los espectadores. Somos mediadores de la creatividad. Es lo que un teatro o cualquier institución cultural hace: inspirar a los ciudadanos para que hagan de su vida una obra de arte. Y los artistas son los visionarios, los exploradores de formas y pasiones que nos hacen soñar con lo improbable. Con futuros deseables y posibles», comenta CARLOS ALADRO sobre su labor al frente de este Teatro desde este mes.

Durante esta temporada se podrá disfrutar de obras como PASIÓN (FARSA TRÁGICA), dirigida por Ester Bellver; HEMOS VENIDO A DARLO TODO, de Voadora; MERCADERES DE BABEL, de José Padilla; TERRENAL. Pequeño misterio ácrata, de Mauricio Kartun; BELLA FIGURA, producida por el Teatro Nacional São João o NEKRASSOV, dirigida por Dan Jemmett, entre otras muchas piezas. «En el Arte en vivo o en el Teatro sólo se puede arriesgar. Y, como decían los maestros, “no hay teatro bueno ni malo, hay teatro vivo o muerto”, nos ha dicho Aladro. Teatro de la Abadía. (Lee la entrevista completa en nuestra revista. Nº 114. Septiembre de 2019)