El Centro Dramático Nacional lleva a escena la famosa obra de William Shakespeare en una versión que ha escrito José Luis Collado y en la que éste estuvo trabajando “mano a mano” con Gerardo Vera. Una versión convertida en un homenaje de todo el equipo artístico, del reparto y del equipo técnico de esta función, con Alfredo Sanzol como director, a la memoria de Gerardo Vera que falleció a finales de septiembre, unas semanas antes de iniciar los ensayos de su ansiado “Macbeth”. José Luis Arellano (ayudante de dirección y estrecho colaborador de Gerardo) y José Luis Collado han estado presentes en los ensayos de esta producción.

“Macbeth” era un viejo conocido de Gerardo Vera. Él había montado el Macbeth de Verdi en el Teatro Real en 2004. Y dejó escritas muchas anotaciones y reflexiones sobre aquel Macbeth y sobre éste que quería hacer ahora. Gerardo también dejó el reparto seleccionado y algunos figurines pintados. Esas notas y reflexiones han sido una guía fundamental para poder realizar nuestro trabajo sobre esta gran versión de José Luis Collado. Además, Gerardo escribió a finales de Noviembre de 2019 unas líneas que nos mandó en un SMS a Alfredo Sanzol y a mí y en las que decía lo siguiente: “Macbeth es Shakespeare mismo. Un pretexto para que el poeta de la noche prenda en su manto oscuro los diamantes más luminosos de la poesía Occidental”. Como un acto de absoluta generosidad y, ajustándose a la idea que tenía Gerardo sobre Macbeth, Alfredo Sanzol la ha dirigido sobre lo que quería hacer Gerardo, sólo “filtrado” un poquito por su estilo. Con la combinación de ambos creo que hemos creado una obra muy potente”, comenta el actor CARLOS HIPÓLITO que da vida al protagonista de esta obra.

-¿Cómo describirías a este Macbeth?

Es el personaje más oscuro que he interpretado. Es, como el personaje de Lady Macbeth y otros de esta función, la tristeza, la codicia, la maldad, el terror. Todas sus emociones son muy grandes. Estoy feliz porque lo primero que le dije a Gerardo cuando me propuso interpretarlo fue que “a lo mejor no daba el tipo” ya que siempre he pensado que Macbeth es un guerrero, muy fuerte físicamente, muy oscuro. No es el tipo de personajes que he hecho hasta ahora. Yo me he acercado a él, como suele ser habitual en mi forma de trabajar, con mucho cuidado, con mucha delicadeza y con mucha humildad. He hecho muchos personajes de teatro clásico cuando era joven. Y, a lo largo de mi carrera, he interpretado a personajes psicológicamente complicados, pero acercarse de nuevo a un personaje del Teatro clásico me está haciendo muy feliz. Lo importante es que el espectador entienda que nosotros estamos contando la historia de este ser humano. No sólo es un tipo que tiene la ambición de ser Rey. Porque yo también he descubierto que es un personaje enormemente sensible por las emociones que Shakespeare pone en su boca y que es enormemente reflexivo. Enseña su oscuridad pero también sus reflexiones y su humanidad.

-Gerardo Vera dejó escrito: “La historia de Macbeth es oscura como una pesadilla, y todos se sumergen en ella. Es viscosa y espesa como la brea y la sangre. El mundo entero está cubierto de sangre. Es material y física, fluye de los cuerpos de los asesinos, se adhiere a sus manos, a sus rostros y a sus puñales. Es la imagen del mundo ahogada en la violencia pegajosa de la sangre…

Sí, sin duda. Como también decía Gerardo: “Es una infección del alma, concreta, palpable, corporal y asfixiante…” Gerardo quería apostar por una lectura sombría del texto que retrata una sociedad enferma de ambición. La historia está narrada para que la crudeza y la brutalidad estén en un primer plano pero está contada con mucha belleza y mucha poesía.

– ¿Por qué es actual esta historia?

Gerardo quería llevar a escena un montaje contemporáneo, acercándolo mucho al espectador de hoy, con personajes muy humanos, muy cercanos, huyendo de los clichés que habitualmente están asociados a este tipo de personajes. Habla de “¿hasta dónde nos puede llevar la ambición en nuestro deseo de poder?. Somos, incluso, capaces de traicionar nuestros propios principios. Y ese tipo de comportamientos son muy actuales porque seguimos viviendo en una sociedad enferma y corrompida por la ambición y por el poder. Además, apela a la imaginación del espectador y es una obra de una gran hondura emocional. Es un viaje para el público.

 

-¿Cómo es la relación con Lady Macbeth a la que da vida Marta Poveda?

El horror está muy presente en esta relación. La pareja es muy complicada, tienen una relación tóxica pero hemos intentado evitar el topicazo de que la mujer malvada hace que el hombre sucumba al mal. Todo eso está insinuado pero el mal está ya en él, en Macbeth. Hemos huido de los clichés y de los estereotipos. Ambos se asocian para hacer el mal a su alrededor por su ambición desmedida. Caen atrapados en un mundo oscuro. Y también intentamos hablar sobre el amor que existe en su relación.

– Esa frase que nunca olvidarás de tu personaje es…

Cuando Macbeth dice: “La vida no es más que un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y de furia, que no significa nada”.

– ¿Qué destacarías del proceso creativo de llevar a escena esta función?

Cada vez me importa más el viaje que se hace al intentar llevar a escena una obra, en los ensayos. Estoy feliz y muy emocionado con el resultado. Y estoy más que feliz con el equipo de actores, con el director y con el equipo técnico que tengo alrededor.

– ¿Sigues estando nervioso ante este nuevo reto teatral?

Cada día tengo mariposas en el estómago y cuando las deje de tener dejaré de trabajar en el Teatro. Y sigo teniendo la ilusión necesaria para interpretar. No la he perdido en absoluto. Y también sigo teniendo ese vértigo del “antes” porque tampoco sabes cómo acabará ya que es un espectáculo en directo. Cada día en el Teatro hay que tener un tiempo para verte con la compañía, hacer calentamientos de voz y de cuerpo. Yo no soy nada místico. No necesito concentración ni me encierro ni soy nada supersticioso pero lo que sigo considerando muy importante es el trabajo de equipo. Tengo claro que cada día llego a hacer un trabajo con un equipo.

Completan el reparto Marta Poveda como Lady Macbeth, Álvaro Quintana (Malcolm), Agus Ruiz (como Macduff), Chema Ruiz (que da vida a Duncan y al asesino), Jorge Kent (Banquo y el Médico), Markos Marín (como Ross), Fran Leal (Noble y Seyton), Borja Luna (Lennox), Mapi Sagaseta (Mujer oscura y Lady Macduff), Alejandro Chaparro (Capitán y Criado) y Fernando Sainz de la Maza (que interpreta a Fleance, a Macduff Jr y al soldado). El Diseño de la puesta en escena es de Gerardo Vera. La escenografía moderna, minimalista, muy visual, potente y nada realista es de Alejandro Andújar y el espectacular diseño de luces es de Juan Gómez-Cornejo. Fotografías de Luz Soria. Del 27 de noviembre al 17 de enero. Teatro María Guerrero (sala María Guerrero). www.cdn.mcu.es