El espectador se sumerge de lleno en el universo de La Fura dels Baus con este montaje. Sobre el escenario, un gran cilindro de diez metros de diámetro envuelve a la orquesta, mientras unas imágenes proyectadas sobre él ilustran toda la obra de principio a fin. Una luna gigante, el deshielo, cascadas de agua, un éxtasis floral, una vendimia en directo, vino, agua y fuego… 

Según su director, «Es una obra escrita sobre textos del siglo XIII que hablan del placer terrenal de vivir, del vino, del amor y el deseo. La Fura dels Baus hemos creado un espectáculo con fuertes imágenes escénicas, con la intención de ilustrar e iluminar toda la fuerza y poesía de unos textos que, a pesar de tener más de 800 años, hablan de deseos que nos vuelven a unir a lo más ancestral de nuestra especie… el círculo se cierra para seguir rodando….»

El original Carmina Burana es una colección de poemas de los siglos XII y XIII, que se han conservado en un único códice encontrado en 1803 por Johann Christoph von Aretin en la abadía de Benediktbeuern, en Baviera; y que actualmente se conserva en la Biblioteca Estatal de Baviera en Múnich. El códice recoge un total de 300 poemas, escritos en su mayoría en latín, alemán y francés. En estos poemas se ensalza el placer por vivir y el interés por los placeres terrenales, por el amor carnal y por el goce de la naturaleza, siempre con una mirada crítica y satírica hacia los estamentos sociales y eclesiásticos de la época.

Carl Orff compuso su Carmina Burana entre 1935 y 1936, y se basó en 24 poemas del códice original. El título original de la obra, Carmina Burana, (canciones seculares para cantantes y coros para ser cantadas con instrumentos e imágenes mágicas), es el punto de partida del espectáculo que La Fura dels Baus ha creado. Del 8 de mayo al 2 de junio. Teatro Apolo.