Es un ciclo de exhibición de obras de pequeño formato escénico que hayan destacado por sus propuestas artísticas dentro del circuito off independiente de la ciudad de Madrid. Este año participan:

Los chicos de Baker-Miller
De Adrián Perea y Álvaro Nogales. Álvaro y Adrián nunca fueron demasiado masculinos. Su gusto por el arte, los colores pastel y los programas del corazón no ayudaron demasiado a que su virilidad aflorase en ellos de una forma rotunda y contundente. La que tampo

co ayudó mucho es su pluma, esa que les acompaña desde la adolescencia y que todavía hoy se lo sigue poniendo muy difícil a la hora de conocer a cualquier mujer. Y es que, por increíble que parezca, a Álvaro y Adrián les gustan las mujeres. Del 8 al 12 de mayo. 

Rei Édipo
De Silly Season, a partir de la tragedia de Sófocles. En opinión de Harold Bloom, Edipo podría tener un complejo de Hamlet, una patología que le conduce a “no pensar demasiado, sino pensar bien”. Este rasgo tenderá a extinguirse a lo largo de la creación propuesta por el colectivo Silly Season, como un símbolo de la distorsión de la realidad en la que vivimos. En la actualidad, pensar demasiado bien o pensar racionalmente constituye una tarea imposible, tanto por la era distópica en que vivimos, como por la falta de herramientas que permitan filtrar la información recibida. Del 16 al 19 de mayo.

Te estábamos esperando
De Jose Andrés López y Antonio L. Pedraza. es una pieza escénica que plantea distintas reflexiones sobre pertenecer a grupos y colectivos como necesidad inherente a las personas, fruto de la necesidad por anhelar formar parte de comunidades. La obra es atravesada por diversas disciplinas, desde el texto y la danza hasta testimonios verídicos de personas que han caído en alguna secta, todo ello para formar distintas voces y lugares de pensamiento. Del 22 al 26 de mayo. 

El ardor
El ardor
Alberto Cortés propone un delirio romántico: jugar con la idea de un ardor entendido como deseo eterno, como una llama que no se apaga y que va más allá del consumo de cuerpos en el entramado afectivo capitalista. Influenciado por las teorías malditistas y postanarquistas, lo que parece un discurso vampírico sobre cómo congregar bandas callejeras de cuerpos al margen y hacerlos inmortales, termina siendo un canto de amor a la poesía que hay en habitar la identidad desde el incendio. Del 29 de mayo al 2 de junio. Teatro Español (Sala Margarita Xirgu).