El actor Marc Parejo da vida a Bruno, el protagonista de esta inquietante e intrigante función. Sergio Toyos ha adaptado y dirigido la obra original del dramaturgo Luca Pizzurro, en una realista versión.

El autor de este texto nos confronta con un punto de vista incómodo e insólito: se identifica con la psique de un verdugo que sigue los pensamientos de un extraño personaje. Bruno es un hombre de mediana de edad al que vemos observar desde la ventana a unos niños que juegan. Siente predilección por uno de ellos debido a su fragilidad. Bruno lleva tres meses sin salir de casa y sin relacionarse con nadie. Invita al niño más vulnerable a tomar algo en su casa. Entonces, se produce un hecho atroz que el protagonista justifica en nombre del “amor”.

https://youtu.be/X8tNhbf7rlo
“Este montaje es un grito necesario y provocador. A veces, para entender una historia por
completo, hay que mirar donde nadie quiere ver: dentro de los ojos del monstruo”, comenta Sergio Toyos.

Durante la obra, el protagonista lee algunos fragmentos de ‘Yo, Claudio’ (con la voz en off de Imanol Arias y Daniel Aguilar) que ayudan a “comprender” la complejidad psicológica y emocional del personaje protagonista.
La escenografía es de Juanjo González Ferrero y recrea un triángulo equilátero en cuyos ángulos hay tres sillas, una de las cuales tiene encima una camisa y un traje negros; el diseño de luces es de Juanjo Llorens y la inquietante música original es de Naiel Ibarrola. Del 5 al 21 de Abril. Sala Mirador.