22 compañías y 111 representaciones dan vida a la decimoquinta edición del circuito de apoyo a la danza impulsado por el INAEM y desarrollado por la Red. Diez serán las comunidades autónomas que alberguen estas propuestas, una programación heterogénea y multidisciplinar que acercará a enclaves de Galicia, Cataluña, Comunidad Valenciana, Canarias, Baleares, País Vasco, Castilla y León, Murcia, Andalucía y Madrid distintas obras de creadores consagrados y emergentes entre el 7 de abril y el 20 de diciembre.

Un cartel que apuesta por los nuevos lenguajes escénicos para estimular la producción coreográfica y la gira de compañías por todo el territorio nacional. La danza contemporánea cobra especial protagonismo con ocho piezas que aúnan veteranía y juventud y que firman nombres como el de la brasileña Poliana Lima, que regresa al circuito con ‘Oro Negro‘ —primera parte de una trilogía sobre la identidad—; La Phármaco, que se aproxima al flamenco con ‘Mariana‘, y el israelí Sharon Fridman, que utiliza la diversidad funcional como viga maestra de su nueva propuesta, ‘Go Figure‘.

La programación prestará también atención a los nuevos senderos por los que discurre el flamenco y que exploran la veterana Ana Morales, Premio Nacional de Danza, que presenta en el circuito ‘Peculiar (Redux)‘, donde huye de todo academicismo; la consagrada Vanesa Aibar, que sube a las tablas ‘La reina del metal‘, ganadora del Premio Max al mejor espectáculo de danza; el bailaor Marco Flores, que celebra sus veinticinco años en los escenarios con ‘Rayuela‘, y la británica Yinka Esi Graves, que combina el género patrio con la cultura africana en ‘The Disappearing Act‘.

Seis piezas cortas llevarán el circuito a calles y plazas de todo el país, con propuestas en las que predominan las coreografías de dos intérpretes, como la que vertebra ‘In-Side‘, en la que Lucía Montes y Mado Dallery formulan una pieza de elevada complejidad técnica; ‘Intempestiva‘, reinterpretación de la poesía de Xela Arias a cargo de Elahood (Sabela Domínguez y Julia Laport); ‘La medida que nos ha de dividir‘, en la que los miembros de Qabalum (Diego Pazó y Lucía Burguete) equilibran delicadeza y rigor en sus movimientos, y ‘Otempodiz‘, producción de la veterana compañía Ertza en la que Asier Zabaleta plantea una indagación del presente con dos bailarines de Mozambique (Fenias Nhumaio y Deissane Machava) que conjugan géneros urbanos y tradicionales. También en esta categoría se enmarcan ‘Meohadim‘, disección de una genealogía familiar interpretada por cinco bailarinas que supone el debut como director de Jacob Gómez, y ‘Onde pousa a humidade‘, en la que la creadora Marcia Vázquez toma como punto de partida los naufragios en la Costa da Morte para un solo que ahonda en la relación con el pasado.

Al público familiar están dirigidas las piezas ‘Mímesis‘, espectáculo para la primera infancia basado en la interacción y el dinamismo a cargo de Zigzag Danza; ‘Plancton‘, en la que Big Bouncers se sumerge en el fondo marino como metáfora de un cuerpo en suspensión, y ‘Trópico‘, colorista coreografía de calle basada en la idea de circularidad de la vida a cargo de la compañía Marroch.