Son dos obras (“París” y “Camerinos”) en una en las que los actores entran y salen de cada una de ellas como lo hacen de la ficción a la realidad y viceversa. Una compañía de teatro alternativo ha montado por fin una obra comercial, una comedia luminosa, sofisticada y divertida. Parecía un éxito seguro pero no está siendo un éxito.
Mientras en escena vemos a cuatro personajes tomando champán y admirando la torre Eiffel desde la ventana de su suite, en los camerinos nos asomamos a las vidas de cuatro personas que están completamente desorientadas y a la deriva. Es una función sobre una función, el decorado y la tramoya, el anverso y el reverso de una obra teatral. Las vidas de un grupo de actores que se representan a sí mismos intentando representar a otros. Con Paola Matienzo, Alejandro Tous, Cristina Soria y Quim Ramos. Sala AZarte.