A partir del 10 de septiembre podrá verse la siguiente programación:

CRECE. Los espectadores y espectadoras se reencuentran con la pista del Price a través de este laboratorio de creación de circo contemporáneo. Un camino abierto, sin prejuicios, que quiere experimentar, jugar y crear. Carampa ofrece el montaje titulado “Alejandra”. “Es una excusa para activar los cuerpos desde la palabra. Alejandra es también una excusa para activar la palabra a través del cuerpo… somos cuerpo, somos palabra…el cuerpo repetido y sus formas, la palabra repetida y sus maneras…”, comenta Jorge Albuerne, director artístico de Crece 2020. Del 10 al 13 de septiembre. 

FLING es un juego de exploración, de búsqueda de un lenguaje de movimiento y equilibrio que surge de mezclar los movimientos del hula hop y de la acrobacia. Pero también es un juego de lanzamiento, arroje, aventura, momento salvaje. El acróbata Cristian Fierro y la hula Hopper Gracie Marshall se conocieron en Madrid y aquí nació esta colaboración, primero como número de circo y poco a poco, tras su paso por cabarets y festivales, como un espectáculo de 35 minutos. Del 18 al 20 de septiembre.

SUSPENSIÓN. La compañía madrileña Nueveuno estrena su esperada segunda creación después de la exitosa trayectoria de Sinergia 3.0.​ Vemos en escena a cinco hombres. Son normales, están subidos en un escenario. Cada uno distinto y todos iguales. Se cuidan, se empujan y celebran juntos. Están lanzando cuchillos contra su propia sombra, mirando para sí, moviendo los focos para iluminar espacios distintos, mostrando su intimidad, y desnudándose para escuchar. Hombres que se cuestionan constantemente, pero se regodean en su propia identidad… Del 25 al 27 de septiembre.

GRAN RESERVA. De Rhum y Cía (en la foto). “En GRAN RESERVA encontrarán momentos de textura aterciopelada con los grandes clásicos de Rhum & Cia, momentos más ácidos con los números de creación propia y marca de la casa, y momentos de textura más sedosa, incluso con lágrima de caída lenta, tintados de un entorno poético y mágico. Una degustación ideal para golpear nuestra conciencia más íntima y hacernos perder la noción de quién somos. Un brebaje que resucita, a través de las emociones más absurdas, nuestra parte más impulsiva, adormeciendo nuestro lado más racional que nos dirige en nuestro día a día”, explica la compañía. 30 de septiembre y 1 de octubre.

www.teatrocircoprice.es