¿Qué habría ocurrido si la Nora de Casa de muñecas no hubiese roto sus cadenas y se hubiera quedado con su esposo?… Esta reflexión parece haber llevado a Ibsen a escribir su siguiente pieza: Espectros. Cuando, en 1882, se estrenó, desencadenó un enorme escándalo.

Con María Fernández Ache (Helena Alving), Javier Albalá (Manders), Carla Díaz (Regina), Manuel Morón (Engstrand), Andrés Picazo (Osvald). Adaptada y dirigida por María Fernández Ache.

Espectros fue descrita como “una cloaca abierta”; nunca antes se habían diseccionado y atacado tan abiertamente los principios y fundamentos de la estructura patriarcal: la familia, con el hombre a la cabeza, ha de ser preservada a toda costa; la reputación, protegida a sangre y fuego. La mentira (la omertá) −y la oscuridad que esta arroja−, permite perpetuar la opresión de la mujer y la violencia sexual (ejercidas dentro y fuera del hogar) que son sostenidas con la forzada complicidad de las propias víctimas… Como decía Simone de Beauvoir: “El opresor no sería tan poderoso si no tuviera cómplices entre las víctimas…

 

Pero esta obra, en la que la luz y la oscuridad son las dos antagónicas fuerzas en combate, nos anuncia con su poderosa y metafórica voz que, como reza el refrán: “No se puede tapar el sol con un dedo”: el amanecer llegará, lo queramos o no, para revelar las cenizas de lo que dejemos a las futuras generaciones para aquello que ha de arder. Una producción del Teatro EspañolTerritorio Violeta y Philippe Nadouce. Hasta el 5 de Marzo. Teatro Español (Sala Margarita Xirgu).