Vuelve a la capital esta extensión del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida (dirigido por Jesús Cimarro) en la que se podrá disfrutar de cinco de las obras más aplaudidas de las últimas ediciones del Festival. “Hipatia de Alejandría”, “Mercado de Amores”, “Las Suplicantes”, “Tito Andrónico” y “50.000 pesetas” estarán este mes en el Teatro Reina Victoria y en el Teatro Bellas Artes. Hablamos con algunos/as de los/as protagonistas de las piezas y les informamos de estas magníficas historias que nos narran.

«MERCADO DE AMORES”. Pablo Carbonell da vida a Pánfilo en esta función que enseñará a los espectadores si realmente el amor se puede comprar o no. Ha sido escrita por Eduardo Galán, adaptando tres comedias de Plauto, desde un punto de vista muy actual. “Pánfilo es un hombre que quiere, sobre todo, a las mujeres y el dinero. Es un hombre codicioso y bastante soberbio y es un patán por lo que va a provocar muchas risas. Es un hombre con una mente envenenada por la lujuria y poco ético. Pero, a pesar de ello, debido a un giro en la trama, conocerá el amor verdadero”. La función muestra el enfrentamiento entre padre e hija por la misma mujer que, en realidad, es un joven y atractivo esclavo vestido de mujer. Este personaje disfrazado llevará la trama a una sucesión de divertidos equívocos. “Hay algunas escenas en las que rozamos el absurdo y el delirio. Mi personaje reacciona de una forma increíble. Además es una obra con la que Eduardo Galán también ha querido emponderar a los personajes femeninos”, comenta Pablo Carbonell. Completan el reparto Víctor Ullate Roche, Francisco Vidal, Ania Hernández, José Saiz y Esther Toledano. Ha sido dirigida por Marta Torres. Es una coproducción del Festival de Mérida, Secuencia 3, Teatro de Malta, Summum Music y Hawork Studio. Del 8 al 12 de Junio. Teatro Reina Victoria.

“HIPATIA DE ALEJANDRÍA”. Hipatia es la hija del matemático y astrónomo Teón y la primera mujer filósofa de la historia y científica de la Antigüedad. Fundó una escuela de conocimientos científicos, de tolerancia y de respeto. Estamos entre los siglos IV y V d.C., en Alejandría. “Interpretar a una figura histórica como Hipatia de Alejandría es parecido a recibir un regalo. Trasladar su historia a nuestros días supone una enorme responsabilidad no solo por su arco dramático,sino también por su trascendencia como mujer. Desde mi perspectiva, reivindicar a las mujeres y la consecución de derechos es una necesidad. En el propio texto, la falta de consideración y de privilegios de las mujeres por el mero hecho de serlo queda patente en ciertos diálogos entre Hipatia, su padre y Zaira. El planteamiento de la desigualdad surge en la obra mediante preguntas que la figura central lanza contra los demás, cuestionando la razón de las diferencias. Por supuesto, distan muchos siglos desde ese entonces hasta el presente pero es sorprendente que algunas preguntas en este sentido sigan vigentes. Ser científica, filósofa, matemática, astróloga o cualquiera de las profesiones que parecen no haber sido destinadas para las mujeres, ha sido prácticamente imposible en la mayor parte de la historia. El desarrollo del conocimiento y el saber para las mujeres siempre ha estado sujeto a la aprobación y al cobijo de un hombre, ya sea un padre, un marido o un mentor. Son muy pocos los casos de mujeres que no han tenido que acudir a pseudónimos, protectorados o falsas identidades para poder desarrollar sus ansias de conocimiento o de investigación. Esto ha supuesto para la casi totalidad de las mujeres el haber tenido que trabajar desde el miedo, el condicionamiento o la continua amenaza. Contar historias como ésta permite generar conciencia y ayuda a evitar que los comportamientos injustos e infames en cuanto al género se perpetúen en la sociedad. Si alguno de los espectadores que disfrute de esta obra se siente removido por esta causa, me sentiré más que satisfecha de haber encarnado a tan gran referente de la superación y el conocimiento…”, comenta Silvana Navas.

La dramaturgia es de Miguel Murillo. Completan el reparto Rafael Ortiz, Antonio M.M., Alberto Puerto, Paca Velardíez, Chema Pizarro, Juan Carlos Tirado, Francis Lucas y Gema González. Del 15 al 19 de Junio. Teatro Reina Victoria.

 

«50.000 PESETAS”. Raquel Bazo interpreta a Matilde Muñoz, periodista de la revista Crónica que acude en junio de 1933 a cubrir el estreno de “Medea” en el Teatro Romano de Mérida. El día siguiente del estreno, Matilde repasa las notas que ha escrito para un artículo sobre Margarita Xirgu en las que se descubre quién es realmente esta actriz de éxito. Una obra dirigida por Javier Llanos. 14 de Junio. Teatro Reina Victoria.

 

«LAS SUPLICANTES”. Desde las arenas del Nilo, las Danaides llegan como suplicantes de asilo a la costa de Argos, en Grecia. Han atravesado el mar, escapando de una boda forzada con sus primos. La ciudad de Argos les da cobijo pero el enemigo no tarda en encontrar a estas jovenes mujeres. “Mi personaje es Corifeo y pertenece al coro de las Danaides. Sale del coro representando la voz de todas ellas que ansían la libertad. Suplica que el rey les proteja de ese destino que no han elegido. Es una historia que trata unos temas que todavía en la actualidad nos preocupan…”, comenta Carolina Rocha. Y, según María Garralón, “mi personaje representa lo terrible que es perder a un hijo y no poderlo ni enterrar ni darle un último beso. Te desgarra el alma. La tristeza de esta función está en que siguen pasando estas cosas horribles”. Una versión libre de Silvia Zarco sobre las obras homónimas de Esquilo y Eurípides. El elenco lo forman también David Gutiérrez, Cándido Gómez, Rubén Lanchazo y Eduardo Cervera, entre otros. Ha sido dirigida por Eva Romero en una coproducción de Festival de Mérida y Maribel Mesón. Del 22 al 26 de Junio. Teatro Reina Victoria. Más información en Teatro Reina Victoria (elteatroreinavictoria.com)

«TITO ANDRÓNICO”. Es la obra más violenta y sangrienta de Shakespeare y reflexiona sobre los más oscuros instintos de la Humanidad. El elenco de esta versión de Teatro del Noctámbulo lo forman José Vicente Moirón, Carmen Mayordomo, Alberto Barahona, Alberto Lucero, José F. Ramos e Iván Ugalde, entre otros. Narra la historia del general romano Tito Andrónico que, tras diez años de guerra, regresa victorioso a Roma con la reina goda Tamora y sustres hijos como prisioneros. Ha sido dirigida por Antonio C. Guijosa, que ha comentado que “es una tragedia de venganza y es una historia que le hace cuestionarse al espectador hasta dónde llegaría si se dejase llevar por la violencia». Del 9 al 12 de Junio. Teatro Bellas Artes. Más información en Teatro Bellas Artes