Por primera vez en su historia se desarrollará del 22 al 27 de septiembre sin espectáculos de calle sino exclusivamente con montajes en salas de interior y en patios y jardines, con unas medidas de prevención muy rigurosas para hacer de Titirimundi una experiencia segura. Serán 21 las compañías que conformarán la 34 edición, en su mayoría españolas, que realizarán 89 funciones en 15 espacios de la ciudad privilegiando la belleza inesperada de las pequeñas cosas y habitando lugares de fantasía y realidad donde parecen revelarse los misterios de la existencia. Además, 38 pueblos de la provincia disfrutarán de sus espectáculos y 19 sesiones en las extensiones.

Este Titirimundi especial se llenará de criaturas particulares, como las de Roberto White, las del veterano Jordi Bertran con su emblemática Antología o las de Javier Aranda (Vida y Parias); la delicadeza de María Parrato, proporcionando Alas para renovar los espacios más íntimos o la fe en el porvenir con Títeres Etcétera (Totolín). No faltará la audacia de La Chana con su nuevo montaje (Blancanieves) y su inolvidable Entrediluvios, los cuentos de Rodorín y de La gotera de lazotea, los caminos de búsqueda de La Ortiga, o hacer la realidad más mágica Con la cabeza en las nubes de la siempre imaginativa Eugenia Manzanera o del insustituible Mister Barti de Alex. Desde Chequia llegará Pavel Šmíd para hablar de lo rápido o lento que se discurre por la vida, y Pelele y El Retablillo nos llevarán a la tradición del títere de guante y cachiporra. La sana locura de los franco-argentinos de Mundo Costrini se mezclará con la fantasía de las compañías segovianas Mutis y Tamanka y con la algarabía de los Titiriteros de Binéfar. Y llegará la intimidad más suave desde todo aquello que revive a través de los residuos de la memoria con La melancolía del turista, de Oligor y Microscopía, esas Cosas que se olvidan fácilmente, de Xavier Bobés y Conservando memoria con El Patio.

“Más que nunca necesitamos de la cultura como instrumento para llegar a nosotros mismos, como observatorio de lo inalcanzable, como alguien decía estos días. Somos seres culturales… Haremos que ese espíritu tan característico con el que nació, se mueva y esté presente desde una perspectiva diferente en un momento en que es más necesario que nunca renovar la ilusión”, comenta Marián Palma, su directora. 

El Festival regalará tres funciones especiales a puerta cerrada y transmitidas en streaming a los centros educativos y a los alumnos de Titiricole, así como a los pacientes de la unidad de Pediatría del Hospital General de Segovia. También se ofrecerá una función gratuita a los sanitarios y sus familias, y se desarrollarán clases magistrales a través de Zoom. Se podrán adquirir las entradas desde el 10 de septiembre exclusivamente vía online (www.titirimundi.es) y en el Centro de Recepción de Visitantes (CRV), puesto que no habrá venta de entradas en puerta. Para las funciones en el Teatro Juan Bravo de Segovia se venderán en sus taquillas y a través de su plataforma de venta (www.tickentrada.com).