El Teatro de la Zarzuela inicia su temporada lírica con la representación de GRANADA: “La Tempranica” (zarzuela en un acto con libreto de Alberto Conejero, basado en el original de Julián Romea y con música de Gerónimo Giménez) y “La vida breve” (con música de Manuel de Falla y libreto de Carlos Fernández Shaw). Ambas han sido dirigidas por el prestigioso director Giancarlo del Monaco, que ya dirigió para este Teatro “Las golondrinas”. Es uno de los directores de escena más reputados de su generación. Debutó en 1965 con un montaje de Sansón y Dalila en el que dirigió a su padre, el famoso tenor Mario del Monaco. Con un repertorio que sobrepasa el centenar de óperas, ha montado producciones en los mejores teatros del mundo. 

– ¿Qué te motivó para aceptar dirigir estas obras con las que se inicia esta nueva temporada del Teatro?

Quería involucrarme en esta idea de Daniel Bianco (el director del Teatro de la Zarzuela) sobre darle un nuevo aire a la Zarzuela que yo había iniciado con “Las golondrinas” y que funcionó bien. Yo no conocía “La tempranica” y por eso he partido desde la libertad que te da el desconocimiento de una pieza. Tiene muchas similitudes con “La vida breve”. Ambas se desarrollan en Granada y la historia de ambas habla sobre una mujer abandonada. Decidimos hacer una noche sobre Granada, aunque ahora hemos dividido la historia en dos y se van a representar en días alternos por las circunstancias actuales de las medidas de seguridad anti Covid19.

-¿Qué nos puedes contar sobre los personajes?

Los personajes son similares en ambas: las dos protagonistas -María en “La tempranica” y Salud en “La vida breve”- son dos gitanas que enloquecen cuando se dan cuenta de que el hombre a quien aman las ha abandonado. En ese momento surge en su cabeza un psicodrama que me permite mostrar todo como un producto de su mente. También hay una madre, hay un novio que traiciona. El novio de “La vida breve” es muy mala persona y el de “La tempranica” no la quiere tampoco. Tienen una historia similar y en el momento álgido de ambas se nos cuenta que la vida es un sueño o, más bien, es una pesadilla.

-¿Qué escenas de ambas te emocionan más?

Ambas historias son muy emocionantes desde el principio hasta el fin. Sus melodías y sus historias son geniales. Me parece que la Zarzuela como género es muy emocionante. He ido viendo durante estos años obras magníficas y creo que no existe nada igual en el mundo. Siempre he pensado que este género tan tradicional y tan dramático es maravilloso.

-¿Cómo son los recursos escénicos de estas obras?

Son sencillos porque lo más importante son las historias y la excelente música de ambas.

-¿Qué te gustaría que sintiera el público que vaya a verlas?

Yo he intentado profundizar en la esencia de la dramaturgia y del drama que nos cuentan para poder transmitirles a los espectadores todos los sentimientos que tienen sus protagonistas. Creo que el resultado es un espectáculo fuerte, que es como un diamante en bruto, brillante, lleno de capas que los espectadores deberán ir descubriendo.

En “La tempranica” Alberto Conejero ha ideado un encuentro ficticio entre los dos compositores en la misma Zarzuela. Gerónimo Giménez es interpretado por Jesús Castejón y Manuel de Falla por Carlos Hipólito (en la fotografía de arriba, junto a Giancarlo). Y los dos compositores tendrán una réplica en Julián Romea, autor del librero original de La Tempranica, que encarnará el actor Juan Matute. En “La vida breve” estarán en escena, entre otros, Ainhoa Arteta y Virginia Tola, que se alternan como Salud; Jorge de León y Francesco Pio Galasso (como Paco) yRubén Amoretti(como el tío Sarvaor). Hasta el 18 de Octubre. Teatro de la Zarzuela. www.teatrodelazarzuela.mcu.es