Ginés García Millán, José Luis García‐Pérez y Daniel Albaladejo protagonizan esta función basada en el texto de Juan Mayorga que ha dirigido José Luis García‐Pérez.
Los tres grandes actores dan vida a Dumas, Ufarte y Manglano, tres amigos “de toda la vida”, en esta reflexión sobre la vida, los recuerdos, la masculinidad, la amistad y el paso del tiempo cargada de buen humor y de toda la filosofía de su autor. Hablamos con GINÉS GARCÍA MILLÁN.

-Unos amigos que lo son desde niños y que han compartido todo tipo de juegos, juegan hoy uno ‐quizá el último‐ con el que burlarse de la vida y de la muerte. Se trata de un juego peligroso, ¿qué más le podemos contar a nuestros lectores?
Es un juego de niños y, como niños, estos tres amigos jugarán con toda la verdad y con todo lo que eso implica.

«Nosotros nos hemos reído con los personajes y los personajes han hecho que nos riamos de nosotros y que seamos niños, a veces crueles»

 

-¿Cómo es Manglano, tu personaje?
Manglano, como le dice Ufarte, “era el que peores notas sacaba pero tenía voluntad”. Un triunfador, aparentemente. También es un sentimental y un puñetero.

-¿Qué tipo de relación mantiene con sus otros dos amigos?
Son amigos desde el primer día de colegio, ahí es nada. Esos códigos solo son comprensibles entre ellos y a ellos sólo les pertenecen. Es un lenguaje único en una historia de amor, en este caso en una historia de amistad.

«Que los personajes tengan algo de clowns, aunque no sea un espectáculo de clowns, creo que es un acierto…»

Según su directores, en escena nos hablaréis de “La amistad. La hombría. El miedo a la muerte. La traición. El sexo. La masculinidad. La feminidad. La mujer. La mujer del otro. El amor del otro…”, ¿estás de acuerdo?

De todo eso y, además, con humor.

-¿Por qué son estos tres personajes unos “hombres con mente y alma de niños”?

Porque el autor los ha escrito para compartir esa ficción que surge en la infancia y los define en la vida.

-También comentan José Luis y Carlos (los directores) que “Queremos que el espectador se crea un voyeur privilegiado, queremos que se muera de risa ante los recovecos de cada personaje, de cada historia…”

¡Ojalá que así sea!. Nosotros nos hemos reído con los personajes y los personajes han hecho que nos riamos de nosotros y que seamos niños, a veces crueles.

-Compartes escenario con José Luis García‐Pérez y Daniel Albaladejo, dos grandes actores. ¿Qué destacarías de ellos?

Su talento y su generosidad.

-¿Qué parte de la historia la desarrollaréis como clowns? Háblanos de esta faceta humorística en escena…

Es una apuesta de José Luis. El texto de Mayorga se puede afrontar de muchas maneras. Que los personajes tengan algo de clowns, aunque no sea un espectáculo de clowns, creo que es un acierto y de la mano de Hernán Gené está siendo una experiencia fantástica.

-¿Qué destacarías de la escenografía de Alessio Meloni y de la iluminación de Pedro Yagüe?

El trabajo de Alessio y de Pedro nos ayuda,  nos arropa. Sus trabajos potencian el espectáculo. (Fotografías de Javier Naval). Hasta el 5 de Marzo. Naves del Español.