“Esta función es una delicia. Los actores trabajan cerca del espectador y eso permite una recepción muy directa”

HELENA PIMENTA cierra su etapa al frente de la CNTC dirigiendo a la quinta promoción de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico en una versión de la fabulosa obra de Calderón de la Barca. En escena unos actores a los que Pimenta describe como “valientes, rigurosos, disciplinados, curiosos, creativos y rebeldes, como tiene que ser. Que juegan, inventan, te cuestionan, se cuestionan”. Una función que es, según ella, “una delicia. Es menos historicista y escénicamente más poética y sintética. Los actores trabajan cerca del espectador y eso permite una recepción muy directa”.

Según nos ha contado Pimenta, «Pensé que era la función ideal para hacer con la Quinta Promoción de la Joven. En ella está todo y creía que podía ayudarles a apropiársela poniéndome yo también en juego. Cerrar un ciclo como quien vuelve a empezar. Hacer un gesto de TRANSMISIÓN de una generación a otra. El paisaje de la sala Tirso de Molina con pequeñas intervenciones supone un punto de partida muy diferente porque los actores trabajan cerca del espectador y eso permite una recepción muy directa. Su juventud exige crear otras claves para los personajes mayores y nos ofrece registros que desconocíamos. Es una delicia. Es menos historicista y escénicamente más poética y sintética…». (Lee la entrevista completa en nuestra revista. Nº 114. Septiembre de 2019).

Hasta el 20 de Octubre. T. de la Comedia. Sala Tirso de Molina.