La Compañía Nacional de Danza estrena este mes (del 19 al 21 de Noviembre) en el Teatro Real las coreografías ‘Apollo’, de George Balanchine, y ‘Concerto DSCH’, de Alexei Ratmansky. El programa lo completa ‘White Darkness’, de Nacho Duato. También sigue ensayando la obra “Giselle” cuyo estreno está previsto para el 9 de Diciembre en el Teatro de la Zarzuela. Hablamos con su director JOAQUÍN DE LUZ.

– ¿Qué sientes cada día al poder volver a ensayar con los bailarines de la Compañía?
Gratitud. Me siento un privilegiado al poder estar en el estudio.

– ¿Qué tipo de sensaciones y de sentimientos puede aportar una compañía como la que diriges a los espectadores en estas circunstancias de incertidumbre en las que vivimos todos?
Lo más importante es acompañarles y emocionarles.


– ¿Cómo les presentarías a los espectadores “White Darkness”, espectáculo con el que vais a estar unos días en el Teatro Real?
Es una de las piezas más icónicas de la compañía en general y de la danza, en general.

Según la CND, “‘White Darkness’, de Nacho Duato, es una reflexión abierta sobre el mundo de las drogas y el efecto que éstas pueden ejercer en nuestro comportamiento social, en nuestra capacidad de comunicación con los demás y en definitiva en nuestras vidas. La mirada del coreógrafo es, una vez más, puramente testimonial”. El programa del Teatro Real lo forman también la coreografía de George Balanchine “Apollo”, que presenta al joven dios y su llegada al mundo adulto de la mano de las musas de la poesía, mimo y danza. Y ‘Concerto DSCH’, de Alexei Ratmansky, cuyo título del ballet se refiere a un motivo musical utilizado por Shostakovich para representarse a sí mismo, con cuatro notas que, cuando se escriben en notación alemana, coinciden con sus iniciales “D. Sch”.


– ¿Qué nos puedes comentar sobre la puesta en escena del nuevo estreno de “Giselle” en el Teatro de la Zarzuela que estás coreografiando y dirigiendo?
Partimos de la original de Jules Perrot y Jean Coralli y será una Giselle muy especial y diferente. Contará la historia de una manera muy emocionante. Borja Ortiz de Gondra y yo hemos querido imaginar una Giselle vista a través del romanticismo español. Inspirándonos en la poesía de Bécquer, bailaremos la historia de esa muchacha enamorada del apuesto viajero extranjero al que amará más allá de la muerte. Sin abandonar los elementos que han hecho de esta obra una de las cumbres del ballet clásico, en nuestra Giselle aparecerán también la escuela bolera y las tradiciones españolas, y en el bosque nocturno donde habitan las wilis, esos espíritus de muchachas muertas antes de casarse, las voces del viento susurrarán versos de Bécquer. Al final de Giselle, la fuerza del amor y la fuerza de la danza vencen a la muerte y la oscuridad. Esa es la esperanza que nos guía en este espectáculo.

– ¿Por qué no debemos perdérnosla y reservar ya una entrada para este estreno en la Zarzuela?
En esta vida y más en estos momentos necesitamos emoción, romanticismo y magia. No basta con el mero entretenimiento.

– ¿Qué te gustaría aportar a la Compañía Nacional de Danza en esta nueva temporada que iniciáis ahora?
Me gustaría mejorar la calidad de la CND y transmitir lo que he aprendido en mi carrera.

– Te hemos visto bailar en el Festival de Música y Danza de Granada, ¿repetirás la experiencia en el Teatro Real en Noviembre o en el Teatro de la Zarzuela en diciembre?
Bailaré en más ocasiones con la CND. Quizás haya alguna sorpresa.
– ¿Por qué sería necesario realizar una gira por España con “Giselle”?
Es necesario emocionar a todo el mundo. En Madrid y en el resto de España. La CND es la compañía de todo el territorio español. Ya estamos trabajando con distintos teatros y se abrirán muchas más oportunidades.

– ¿Qué nos puedes comentar de la iniciativa “las cápsulas de la CND” que habéis reiniciado en Octubre?
Es una forma audiovisual de acercar la danza a todos los espectadores. Especialmente en estos momentos. Nos ha permitido llegar a nuestro público, colaboradores, amigos…  CápsulasCND es un punto de  encuentro entre coreógrafos, bailarines, músicos, maestros,
dramaturgos, diseñadores de vestuario, artistas plásticos…


– ¿Por qué crees que es necesario acercar la danza a otro tipo de públicos “menos especializados o “más populares”?
Siempre he creído que la danza pertenece al pueblo y tenemos que quitarnos la idea generalizada de que la danza es “elitista”. El INAEM ha confiado en mí para llevar a cabo la misión de hacer que la danza pertenezca a todos. Y yo les estoy muy agradecido.

– Todos sabemos que actualmente es mejor “vivir el presente” pero con sueños e ilusiones. Por eso, ¿qué ambiciones o sueños te gustaría que alcanzase la compañía el año que viene?
Seguir creciendo. Seguir teniendo la suerte de poder compartir con nuestro público y poder llevar nuestra “Giselle” al mayor público posible.

– ¿Sigues con la idea de traer a coreógrafos externos para que colaboren en esta nueva temporada de la Compañía?
Mi visión es tener un repertorio versátil y equilibrado para que enriquezca tanto a los bailarines como a nuestro público. Por supuesto, quiero dar oportunidad a nuestros coreógrafos, de dentro y de fuera de la compañía, conjugándolo con coreografías de piezas icónicas del repertorio nacional e internacional. www.cndanza.mcu.es