El Teatro Español reabre su sala principal con esta obra escrita y dirigida por José Troncoso y protagonizada por Carmen Barrantes y Jorge Usón, a los que acompaña en escena el pianista Néstor Ballesteros. Una producción de Nueve de Nueve Teatro. Hablamos con JORGE USÓN:

* ¿Cómo les presentarías a los espectadores lo que nos narra “Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban)”?

“Ferretería Esteban” es un esperpento musical que cuenta la historia de Esteban y Marigel, una pareja de ferreteros a la que, por ir una tarde al teatro, les cambia su vida para siempre. Esteban se verá en la encrucijada de seguir con la realidad que tenía o arder y cantar en brazos de las musas.

* ¿Con qué adjetivos describirías la personalidad de tu personaje, el ferretero Esteban?

Esteban es un héroe mesiánico porque decide enfrentarse con toda su alma y sin armadura al mayor de sus terrores. Hay que tener en cuenta que su padre se llamaba Esteban y era ferretero y que el padre de su padre se llamaba Esteban y también era ferretero.

* Has declarado que ésta es una función en la que “hay un humor de cante jondo, profundo, un humor de tierra adentro”…

Empezamos con un folio en blanco buscando una forma y un lenguaje de la mano de José Troncoso. Yo soy testigo de que él se ha limitado a transcribir lo que el teatro iba pidiendo, descartando lo que sobraba como la piedra de Miguel Ángel. Hemos tenido que descartar mucho, algunas veces con dolor, pero ése era el trabajo y el desafío: conociendo bien nuestro oficio adentrarnos en lo desconocido.  En relación a esto el humor de la función no ha sido una excepción. Nunca se buscó el chiste y lo que ha quedado es genuino, exacto y de raíz. “Es Sashimi de teatro”, como diría el director. 

* Según José Troncoso, su autor y director, “es una función en la que se interpela al público con preguntas como ¿Qué necesidad tenemos de cambiar nuestras vidas?, ¿Qué necesidad hay de “tirar la tranquilidad por la ventana?”, ¿Estás de acuerdo?. ¿Qué añadirías?

En mi opinión “Ferretería Esteban” es una pura confrontación entre el poeta que llevamos dentro los espectadores (incluidos los actores) y los personajes. Establece el margen de seguridad necesario para que no atribule pero planta un estilo directo. Tiene además muchas otras capas que se actualizan con nuevos sentidos a partir de la realidad pandémica que estamos viviendo. El título lo dice todo: “Con lo bien que estábamos”. No lo pretendíamos pero mucha gente nos dice que la función parece evocar al mito de la caverna de Platón.

* ¿Qué tipo de canciones interpretáis en escena? ¿Por qué es importante la música en esta función?

La música es el gancho del puñetazo poético. La composición de Mariano Marín es sublime porque ha puesto toda su larguísima experiencia como compositor al servicio de la obra con un hilo muy fino y sin atajos. Te lleva a Chaplin, a Rufus, a Stravinsky o una sala de fiestas en Copacabana.  La ejecución al piano del maestro Néstor Ballesteros te percute dentro y hace saltar las chispas que iluminan la escena para que la poesía se haga visible. Es un musical porque los personajes cantan y a veces lo hacen a su pesar, pero nunca te quedas en el mismo punto cuando terminan. No hay «engolosinamiento». Quiero hacer mención especial a las letras de Troncoso porque algunas son “de reclinatorio”, como diría Pepe Sacristán.

* ¿Qué puedes contarnos sobre los elementos escenográficos?

Austeridad, facilidad, proporción y belleza. Igual que el vestuario, las luces y el atrezzo. Juan Sebastián, Troncoso y Picazo en las luces son un triunvirato muy afinado. Los actores nos sentimos dentro de una obra pictórica y los personajes se saben libres ahí dentro porque reconocen el espacio.

* ¿Por qué es necesario volver a los escenarios a interpretar obras de teatro ahora más que nunca?

No quiero justificar más la necesidad del teatro porque es mi vida y la de mis compañeros y en ella estaremos hasta nuestro último aliento. Sabemos que el Teatro Español va a ser un lugar seguro, más que un avión, porque va a ser inflexible con las medidas de seguridad y los protocolos. Me gustaría parafrasear a Mariano Anós cuando dice que “el teatro es el mejor remedio para los límites de una pandemia porque a través de la distancia se alcanza la proximidad y a través de lo colectivo se alcanza la intimidad (y viceversa)”. Luego que cada uno haga lo que le parezca mejor…

* ¿Qué destacarías de Carmen Barrantes, tu compañera en escena?

Carmen es un ejemplo para mí y un pilar en mi vida. Cuando aparece Marigel ya no conozco a Carmen salvo por una veta muy fina que, con los años, he aprendido a ver en sus ojos. Somos pareja artística desde que hicimos aquel maravilloso “Cabaré de Caricia y Puntapié” en tributo a Boris Vian hace más de 10 años. Nos gusta parecernos a Federico Felllini y Giulietta Masina. El teatro nos solicitó muchas veces y nos hizo empresarios junto a la actriz Laura Gómez-Lacueva. Formamos Nueve de Nueve Teatro, una compañía aragonesa de actores al 100 %. No saldremos al escenario del Español si no es como los gladiadores: a matar o morir si es necesario. 

* Termina por favor esta frase: “No se puede vivir sin Teatro porque…no se puede vivir sin la vida, sin una realidad que nos sostenga”. Del 4 de septiembre al 4 de octubre. Teatro Español. Sala Principal.www.teatroespanol.es