La Estampida Teatro vuelve a Madrid con su divertido, reflexivo y satírico espectáculo Lo nunca visto, una obra de y dirigida por José Troncoso. Charlamos con el actor, autor y director. 

-A un mes del cierre por impagos de su estudio, una decrépita profesora de danza y teatro, decide que es el momento del “ahora o nunca” y de realizar un espectáculo que revolucione el arte contemporáneo: “Lo Nunca Visto”, ¿qué más le podemos contar a los espectadores sobre esta función?

Es el intento de estas tres perdedoras (la profesora y dos de sus exalumnas que son una yonqui gallega y un ama de casa recién fugada) por hacer algo completamente innovador en el arte contemporáneo, desde la escasez de talento que tienen las tres. Algo que puede que provoque muchas risas pero que, para ellas, es una gran catástrofe. 

“Ojalá que quién vea nuestra representación se plantee “si puede darle una vuelta a la vida que está viviendo…”

– Preséntanos a estas tres mujeres: Araceli, Maricarmen y Sofía…

Araceli (a la que da vida Belén Ponce de León) es una decrépita profesora de danza y teatro en sus horas más bajas. Sofía (Ana Turpin) es una politoxicómana gallega que vive en la calle y Maricarmen (Alicia Rodríguez) es una ama de casa que está huyendo de casa en unas condiciones terribles. Las tres coinciden en un momento de luchar por cambiar la situación en la que se encuentran, a pesar de que sea demasiado tarde para ello. Crean este montaje basado en sus propias vidas y en el que las tres se abren en carne viva.

– Estas tres mujeres son tres personajes muy duros, con historias vitales terribles pero también tienen un gran corazón, ¿no es así?

Son personajes con un gran corazón. Así lo intentamos. Y sus historias no están muy alejadas de la cruda realidad diaria. 

-Dices en la presentación que “Lo nunca visto” habla, sobre todo, sobre “las decisiones vitales que hacen que nuestra vida evolucione hacia el desastre y qué decisiones tomamos para que nuestra vida no tenga vuelta atrás”…

Ojalá que quién vea nuestra representación se plantee “si puede darle una vuelta a la vida que está viviendo” o si, pasado ese punto de no retorno, hay alguna pequeña posibilidad de volver atrás y cambiar el curso de la historia, de no dejarse arrastrar por la inercia.

 

 

 

– ¿Qué destacarías de Belén, Ana y Alicia como actrices? 

Destacaría su Humanidad, su singularidad y su forma de exponer lo que son sobre las tablas. Las tres son instrumentos raros que, como las buenas maderas, van cambiando con el tiempo.

– Estrenasteis esta función en Septiembre de 2019. Desde entonces, ¿qué es lo que más te ha sorprendido de las reacciones del público?

Lo que nos ha sorprendido es que la gente repite y va varias veces a ver la representación. Y me ha sorprendido mucho que hay personas que cada día se sienten identificadas con un personaje distinto. Es bonito que el público se compromete con una u otra, dependiendo del momento que esté viviendo. 

– ¿Cómo has resuelto la puesta en escena y la ambientación escenográfica? 

La acción transcurre en el estudio de danza de Araceli, con una tela de terciopelo rojo de fondo y, gracias a su imaginación, desde ahí, vamos a volar a muchos sitios: a una fábrica en la que trabaja Mari Carmen, a El Corte Inglés en el que detiene a Sofía, a la calle, a innumerables espacios, pero siempre desde un espacio único e inamovible. Desde la sencillez, y apelando a la imaginación del espectador, se pueden crear diferentes espacios para que los espectadores jueguen con nosotros. La escenografía es de Juan Sebastián Domínguez.

– ¿Cuáles son los rasgos más importantes que distinguen a vuestra compañía, La estampida?

Siempre trabajamos mirando a nuestro alrededor, viendo cuáles son los temas sociales que nos preocupan. Tenemos un carácter social y nuestro lenguaje viene pegado a nuestro acento y a nuestra naturaleza. Yo siempre hago caso de mis raíces y les propongo a los miembros de la compañía que lo hagan. Vamos desarrollando nuestro lenguaje poco a poco y paso a paso. 

-En escena utilizáis el humor y el esperpento para hablarle al público de temas muy dramáticos, pero, ¿en qué os diferencia de otras compañías que también lo hacen?

Siempre que uno habla desde sí mismo es imposible que haya dos iguales. Incluso nosotros, dentro de nuestra compañía, cada uno tiene una forma de pensar, de actuar y de interpretar. Fotografías de escena de Ignacio Ysasi. 

La Estampida es la compañía que ha creado montajes tan singulares como los recientes “La señora Doña Margarita”, con Petra Martínez;  “Manolita Chen. Un cuento chino”; “Las princesas del Pacífico” o “La cresta de la ola”. Es el resultado de unificar las energías y trayectorias de un conjunto de creadores con un lenguaje e ideas comunes. Bajo la esencia de laboratorio de creación sus integrantes, procedentes de diferentes disciplinas y formaciones ponen al servicio de cada uno de sus espectáculos sus inquietudes y trayectorias unificándose bajo un lenguaje común como la técnica de «el juego» del maestro Philippe Gaulier. Teatro Infanta Isabel. www.teatroinfantaisabel.es