“Más allá de sus muchas cualidades como escritor, Miguel Delibes pone la mirada en unos hechos y los explica de tal forma que nos hace que mejoremos como personas y que entendamos mejor la vida»

“En Septiembre de 1989 estrenamos “Las guerras de nuestros antepasados”. Hoy volvemos a Miguel Delibes que es no dejar de aprender a mirar. Pasen. Y miren…”, comenta JOSÉ SACRISTÁN sobre esta emotiva función en la que da vida al pintor Nicolás (detrás del que está escondida la figura Miguel Delibes), para (cambiando nombres y detalles) contar la historia de su vida junto a su mujer Ángeles de Castro, retratar la personalidad de esta mujer que lo fue todo para él y, sobre todo, describir el proceso de la enfermedad que le condujo a una muerte inesperada a los 48 años de edad.

Según el actor, «Miguel se protege con este personaje pero es él en realidad. Vive el tránsito terrible, sobrecogedor, pero también esperanzador, de la noticia de la enfermedad y la muerte de su mujer Ángeles (Ana en la función). Enfrentándose a este acontecimiento sufre una crisis. Nos habla de la vida, de la felicidad junto a su mujer, de la España del año 75, de su hija mayor que está en la cárcel por sus actividades políticas (y es en esa época cuando surgen los primeros síntomas de la enfermedad de su madre que ella vivirá desde dentro de la prisión)… Miguel Delibes era un hombre que nos enseñó a MIRAR. Más allá de sus muchas cualidades como escritor, pone la mirada en unos hechos y los explica de tal forma que nos hace que mejoremos como personas y que entendamos mejor la vida. En escena están sus emociones, sus sensaciones, su dolor esperanzado porque la memoria del amor sobrevive a la muerte…». Teatro Bellas Artes. (Lee la entrevista completa en nuestra revista. Nº 114. Septiembre de 2019)