Entrevista con Juan Carlos Corazza que dirige el estudio Corazza para el actor fundado en 1990. 

* ¿En qué se diferencia principalmente vuestra Escuela?

Uno de los mayores empeños de nuestra escuela reside en acompañar la singularidad de cada alumno o alumna, para que pueda conocer, desarrollar y cuidar su propio don. Valorando y disfrutando de lo que tiene que aportar, que siempre es único y original,  en vez de perder tiempo y salud en comparaciones o en competitividad. Nuestro plan de estudios incluye textos clásicos y contemporáneos, teatrales y cinematográficos, para que los estudiantes desarrollen criterio y técnica  para resolver papeles en Teatro, Cine o TV,  adaptándose a los diferentes proyectos. Una característica de nuestra escuela es que desde hace décadas presentamos el fruto de los talleres en diferentes escenarios de Madrid.
Son  ensayos abiertos al público que aportan a los alumnos  herramientas prácticas para poder generar sus propios proyectos.  A estas representaciones acuden también directores, representantes, directores de casting, dramaturgos, gente de la profesión que en muchos casos les brindan oportunidades a estos jóvenes.

* Háblanos de los cursos que impartiréis y de la forma en la que van a cambiar los cursos…

Continuaremos con los cursos regulares que incluyen interpretación, voz, canto, movimiento escénico, historia del arte y los seminarios especiales,  adaptándonos a las recomendaciones sanitarias. Durante el confinamiento hemos continuado con las clases de forma online.  Aún con las circunstancias personales y sociales tan dolorosas y difíciles para todo el mundo, y echando mucho de menos lo presencial, fue un período  fructífero para la formación. A lo insustituible de la enseñanza presencial, vamos a sumarle las prácticas online y con cámara.

* ¿Cuál es el momento ideal para comenzar a estudiar en vuestra escuela?

Cuando se siente el deseo de expresar algo artístico para el público, junto a cierta intuición o conciencia de la necesidad de una preparación sólida. Hay que sentir la convicción de que no solo de arrojo y espontaneidad vive un artista. Abrirse y decidir que uno puede confiar en el aprendizaje que surge de un proceso guiado por profesores, inspirado por grandes autores y poetas, con  la increíble energía que se genera en un grupo de compañeros, esa fuerza incomparable de quienes aprenden y luchan juntos por su sueño. Actores y actrices que hoy desarrollan muy buenas carreras comenzaron en los cursos para jóvenes, para luego completar la formación regular, y es probable que entonces no tuvieran conciencia de la fuerza de su vocación o del tiempo que les llevaría formarse. 

Entre sus profesores están Paula Soldevila, Ana Gracia, Alberto López Murtra, Óscar Velado, Manuel Morón, Betina Waissman, Pedro González y Rafa Castejón, entre otros muchos. www.estudiocorazza.com