NACHO GUERREROS y KIKE GUAZA protagonizan esta esperanzadora obra escrita y dirigida por Carolina Román que vuelve a Madrid tras el éxito cosechado en la temporada 2017/18 y en 2019. Es una magnífica función sobre los prejuicios sociales y la búsqueda individual de la identidad.

En escena frases tan emotivas como “mi casa es mi cuerpo, y si se cae a pedazos no lo abandono, todo lo contrario, refuerzo sus cimientos para que resista todos los temporales, para albergar todo lo que lo embellezca y así poder habitarlo, recibir a mis huéspedes y llenar cada estancia con mi voz…”

La función está ambienta en los años 60. Nos habla de la huída de Mario (un funcionario de 45 años) hacia la libertad buscando su identidad, de la que no se siente orgulloso. Y del del viaje del personaje de Dorín (que interpreta Kike Guaza). Ambos decidieron emprender un viaje solos y se han encontrado en el camino. Según nos ha comentado Nacho Guerreros, “A Mario le cambia la vida una llamada de teléfono. Desde ese momento vamos a transitar por todas sus vivencias: su niñez, su adolescencia y la huída de su pueblo para buscar su verdadera identidad, aunque no lo tiene tan fácil como él pensaba. Es un ser tierno, amigable, pero la característica más llamativa de Mario es que él puede abandonar su pueblo, pero su pueblo no le abandona a él. Habla de la soledad, de la amistad, del compañerismo, de la nostalgia, de lo prohibido… Creo que la sociedad no perdona nunca a aquellas personas que, por una circunstancia u otra, se salen de la norma y permanecen en el margen lo quieran ellos o no. Queremos transmitir sobre todo esperanza. Y me gustaría muchísimo que el público empatizase y comprendiese la lucha de estos dos personajes por sobrevivir y que, al salir de la función, piensen y conversen acerca de lo que han sentido en el Teatro.”

Según su dramaturga y directora, Carolina Román, “Me interesa hablar sobre los que no pudieron salir de sus propias jaulas, los que no se atrevieron y los que sí lo hicieron. “Juguetes rotos” es principalmente una lanza a favor de lo diferente”

 

Es la época del Paralelo de Barcelona, de las criaturas mágicas ataviadas con las mejores plumas como contrapunto de la España en blanco y negro endurecida por la ley de vagos y maleantes que incluía la represión de los homosexuales. La muerte de su amiga hace que Mario decida por fin ser Marión. Enfundada en el vestido rojo de Dorin regresa a su pueblo, pero esta vez para ser libre como las palomas. Las palabras de Dorin retumbarán siempre en su interior: «Lo importante no es que te vean, sino que te vean como tú quieres que te vean».

Nacho Guerreros y Kike Guaza consiguieron el Premio Unión de Actores 2020 por sus respectivas interpretaciones en esta función. También tuvieron, además, dos nominaciones a los premios Max 2018 como ‘Mejor Actor Protagonista’ para los dos actores.

La escenografía de esta función de Producciones Rokambolescas es de Alessio Meloni, la música es de Nelson Dante y el vestuario de Cristina Rodríguez. Teatro Infanta Isabel. www.teatroinfantaisabel.es