Teatro Urgente es un proyecto de investigación y creación teatral que surgió en Madrid durante la pandemia (2020) liderado por Ernesto Caballero y Karina Garantivá y que tiene su residencia artística en el Teatro Quique San Francisco de Madrid. Este mes presentan dos montajes: el estreno de “Voltaire” (de Juan Mayorga) y el regreso de “Hannah Arendt. En tiempos de oscuridad”, escrito por la actriz Karina Garantivá. Hablamos con ella.

«Voltaire” es un encuentro con el lenguaje y con la posibilidad que éste nos ofrece de comprender o no algunas posturas…»

-¿Qué les contarías a los espectadores sobre la historia de “Voltaire” que estrenais ahora?

Es un espectáculo en el que confluyen algunas de las cosas que más me interesan en el teatro como un grupo de creadores en busca de un lenguaje que permita generar un encuentro vivo y gozoso con el público y una dramaturgia que asume riesgos y conmovedora en su fondo y forma. “Voltaire” es un encuentro con el lenguaje y con la posibilidad que éste nos ofrece de comprender o no algunas posturas y, en ese sentido, ser más o menos tolerantes y, también, más o menos tolerados.

-Decís que “esta función es una conversación entre dos maestros de la escena que discurre en torno al tema de la tolerancia y lo intolerable…”

Añadiría que esta función empezó a gestarse con un taller de investigación con Fernanda Orazi, otra maestra de la escena. Fernanda, Ernesto Caballero y Juan Mayorga han puesto los elementos más significativos para que los actores y el público podamos disfrutar de este Voltaire que vamos a presentar.

-Comenta Juan Mayorga que “es urgente hacer un teatro en que los espectadores -que no son nuestro espejo, sino nuestra otra mitad- pongan buena parte. Al menos la mitad….”

Estoy de acuerdo en que es urgente un teatro que no adoctrine, sino que conceda un espacio de pensamiento y decisión al espectador.

-¿Qué es lo más importante que está aportando Ernesto Caballero a la función como su director?

Ernesto Caballero es un dramaturgo también cuando dirige, capaz de confrontar un texto para enriquecerlo, potenciarlo y desarrollar ampliamente sus intuiciones. Creo que su mayor aportación en esta función ha sido saber escuchar el texto de Juan Mayorga, el trabajo de Fernanda Orazi y a los actores y, a partir de ahí, crear un montaje en el que resulta fácil y gozoso estar cada día.

“Voltaire” es llevado a escena por Tábata Cerezo, Alberto Fonseca, Karina Garantivá y Pablo Quijano.

«Hannah Arendt fue una luz en su tiempo, marcado por la sinrazón y la catástrofe en gran medida y creo que la potencia de su pensamiento todavía puede iluminarnos…»

– El espectáculo de “Hannah Arendt en tiempos de oscuridad” es un viaje a través de las ideas de Arendt, desde el surgimiento de los totalitarismos y del hombre-masa a sus teorías sobre la banalidad del mal…

Hannah Arendt fue una luz en su tiempo, marcado por la sinrazón y la catástrofe en gran medida y creo que la potencia de su pensamiento todavía puede iluminarnos. Detrás de los conceptos que la hicieron célebre hay, por encima de todo, un compromiso con todo lo humano.

-¿Hannah se sitúa muy cerca del espectador?, ¿De qué forma?

En la escena final, la del Juicio a Eichmann, jugamos a que ella forma parte del público, algo que coincide con la posición en la que estuvo durante el juicio real.

-¿Fue Hannah Arendt una adelantada en su tiempo?

No sé si fue una adelantada, creo que decidió implicarse en los problemas de su tiempo con una profundidad insólita. Heredera de la escuela filosófica alemana, creció en el seno de una familia judía comprometida con el progreso y la decepción que sufrió tras la llegada al poder del régimen nazi y la pérdida de derechos fundamentales, nunca la apartaron del que fue el mayor propósito de su vida: comprender.

-Dice Ernesto Caballero, su director, que tu obra nos habla sobre “nuestra responsabilidad individual, el compromiso con la verdad, el valor de la identidad, el sentido de la política y la función del arte y los artistas en nuestros días”, ¿qué añadirías?

Es una obra que intenta que los actores y el público vivan durante la función la experiencia de estar en el lugar desde el que Hannah Arendt vivió y observar con una mirada cercana a la suya algunas situaciones.

-¿Qué tiene Hannah Arendt que la convierta en un personaje muy actual?

Algunas ideas de Arendt podrían resultar controvertidas todavía hoy. Si analizamos su informe del juicio al criminal Adolf Eichmann, nos daremos cuenta de que, además de formular la teoría de la banalidad del mal, Arendt nos propone posicionarnos ante la realidad con una mirada ampliada, una especie de imparcialidad que concede al adversario un lugar en nuestros relatos y que nos saca de la tendencia a ver la realidad en blanco y negro.

Con Felipe Ansola, Tábata Cerezo, Karina Garantivá y Rodrigo Martínez-Frau, dirigidos por Ernesto Caballero. Teatro Quique San Francisco. Más información en Programación – Teatro Quique San Francisco