Una Zarzuela pasticcio en un acto para teatro de títeres acerca de uno de los personajes más fascinantes del siglo XVI: un esclavo negro que alcanzó el respeto y la fama gracias a su talento y a un amo que supo ver en él a un hermano. Pero ante todo es una fiesta de música y teatro, una invitación a la tolerancia y al respeto, una evocación del mestizaje sonoro y visual de la España de los Siglos de Oro. Dirección de escena: Julie Vachon, Francisco de Paula Sánchez y Concha Medina. Dirección musical: Enrique Pastor. Con músicas de Juan Hidalgo, Luis de Briceño, Mateo Romero, Mateo Flecha, Santiago de Murcia, Sebastián Durón y Juan Gutiérrez de Padilla, entre otros. Hasta el 23 de enero. Teatro de la Zarzuela.