Inma Cuevas protagoniza esta obra de su productora Kendosan. Un texto de la periodista Alba R. Santos sobre la relación entre una madre y su hijo, del vínculo vital que se fija desde el nacimiento y no desaparece ante ninguna circunstancia. El montaje invita al público a reflexionar sobre las emociones más auténticas de la vida y el ser humano: amor, amistad, duelo, familia, soledad… Y de la importancia de sonreír, disfrutar del día a día y aprovechar las segundas oportunidades que nos brinda la vida.

Según la actriz, “Ante los últimos acontecimientos no podemos quedarnos impasibles, quietos, paralizados. Nos topamos con una realidad que nos grita a los cuatro vientos la necesidad imperiosa de aprovechar cada instante, de darle valor a lo cotidiano, a los que tenemos en nuestra piel y en nuestro corazón. Para Jesús y para mi Resiliencia y Empatía se han convertido en dos de nuestras palabras favoritas y no sólo por como suenan, sino por donde resuenan en el mundo. Si nos pusiéramos más en el lugar del otro y nos aventuráramos a ver siempre el vaso medio lleno, tal vez el día a día sería más luminoso. Adentrarme en los vacíos y en las risas de Inma, me despierta como creadora. Me hace creer en su camino, me hace crecer en su soledad, me ayuda a crear su mundo de superación. Una mujer que, a pesar de todos los sinsabores está llena de vitalidad, de alegría. Está llena de sensibilidad, está en continua búsqueda de la belleza en su vida y ahí es donde me enamora. Donde con los ojos cerrados me abandono a ella…”.

Es un montaje de Kendosan Producciones, compañía de Inma Cuevas y Jesús Sala que, lejos de frenar su actividad a causa de la pandemia, ha continuado ideando proyectos en estos meses. También ha producido “Las uñas rojas”. Del 18 de febrero al 14 de marzo. Teatro Galileo. www.galileoteatro.es