Lucía Quintana da vida a Urania Cabral, una abogada de éxito que regresa a su país de origen muchos años después de marcharse, en esta versión de la obra de Mario Vargas Llosa protagonizada por Juan Echanove y dirigida por Carlos Saura. 

* Interpretas a la abogada Urania Cabral, la memoria de la Dictadura de Trujillo y una de sus múltiples víctimas, ¿con qué adjetivos calificarías su personalidad?
Urania es una abogada de éxito que regresa a su país de origen muchos años después de marcharse. Es el hilo conductor de la historia, que es un viaje través de su memoria. Vuelve a la República Dominicana a ajustar cuentas con su pasado. Urania entabla un monólogo interior, una conversación con su padre (el senador Agustín “Cerebrito” Cabral, un antiguo colaborador delrégimen deTrujillo), que está en una silla de ruedas. Es una mujer valiente,su arma de combate es la verdad. Esa virtud creo que es muy transformadora. Representa la memoria colectiva de un pasado que no debemos olvidar para no regresar a él.
* ¿Con qué dos frases de tu personaje te quedarías?
– “¡Qué frágil es la memoria de la gente!”
– “Esta es la herencia que me dejaste papá, a tí y a su Excelencia el benefactor os debo lo que soy: un desierto poblado de miedo”
* En el escenario se mezclan el miedo con la dureza, pero también con el humor…
Es una historia dura pero con toques de humor. Vemos los momentos del pasado en los que Trujillo y sus colaboradores se mostraban sin impunidad, y su manera de pensar y actuar llegaba a extremos tan patéticos que llevan a la hilaridad.
* Dice Natalio Grueso, su adaptador, que “esta versión teatral de la novela apuesta por la sencillez, manteniendo la tensión hasta el inevitable y presentido dramático desenlace final…”, ¿Cómo lo ves tú?
Una de las virtudes de la adaptación es que es muy directa, seca. Apunta directamente a la conciencia y al corazón.
* ¿Qué destacarías de Carlos Saura como director teatral?
Me hacía mucha ilusión conocerle. A veces en los ensayos me decía a mí misma “¡él es el de Cría Cuervos!”, película que mis padres me mostraron de niña y que me impresionó y fascinó. Es un mito del cine, pero ha sido un hombre muy cercano. Se fía mucho de la intuición de los actores. Carlos ha creado una especie de marca, un género, adaptando grandes títulos de la literatura universal. La puesta en escena está ambientada con proyecciones de unos dibujos coloristas y apenas dos elementos más. Para que la historia y el actor sean el eje central.
Completan el reparto Gabriel Garbisu como Agustín Cabral, Manuel Morón como Johnny Abbes, Eduardo Velas
co como Manuel Alfonso y David Pinilla como el Doctor Balaguer.

Desde el 15 de septiembre. Teatro Infanta Isabel.