Una nueva producción del Teatro de la Zarzuela de la famosa obra del maestro Tomás Bretón dirigida por Nuria Castejón.

-¿Cómo nos explicarías la historia de Julián y Susana, los protagonistas de “La verbena de la Paloma”?

Es la relación tóxica de dos jóvenes de veinte años. Son muy, muy jóvenes y se hacen daño mutuamente: él con la desconfianza y ella queriendo reivindicar su independencia dándole más celos. Como dice ella en un momento de la función: “Por esta noche le hago rabiar”.

-¿Qué adjetivos calificativos utilizarías para definir la magnífica música o la partitura de Tomás Bretón?

Maravillosa, emocionante, nostálgica en el preludio, heroica en la mazurca y muy alegre en las seguidillas del coro.

-¿Sobre qué temas nos habla esta Zarzuela?

Nos habla del Madrid de antes, donde los serenos hacían rondas y te abrían la puerta de noche cuando volvías a casa, donde los vecinos se conocían unos a otros, se saludaban, se interesaban por sus vidas, se paraban en la calle a hablar de sus cosas. Es un Madrid nostálgico lleno de vida en comunidad.

-¿En qué se va a diferenciar esta versión de otras?

Esta Verbena se desarrolla en 1929, por lo que ya la estética es diferente de lo que estamos acostumbrados, y también he huido del tópico de vestir a todo el elenco de chulapo o chulapa. Por otra parte, mi Don Hilarión es un tipo maduro, no un anciano decrépito y chocho; es un Don Juan que se aprovecha de su estatus acomodado para ligar con jóvenes no muy bien colocadas económicamente. No creo que esté solamente “enchochado” (si es que puede decirse así) con la Casta y la Susana, sino que tiene una ristra de jovencillas a las que regala y con las que se divierte. He querido respetar al máximo lo que escribieron sus autores. Simplemente estoy haciendo una dirección de escena dinámica, en números como ‘Una  morena y una rubia’ o la mazurca con un tratamiento muy de musical… Y sí se puede diferenciar también en que la escena de la cantaora se desarrolla en un café-cantante tan típico de esos tiempos y que en los montajes normalmente no se respeta haciendo que la escena se produzca en la calle.

-¿Por qué es actual esta Zarzuela?

Pienso que los personajes de Ricardo de la Vega y sus conflictos son universales. A lo mejor no hay un sereno, pero puede ser un personal de la limpieza de ahora. Siempre nos vamos a poder identificar. ¿Y qué decir de la música de Bretón?. Esa emoción y esa belleza son eternas; no pasan de moda.

-¿En qué ha consistido la aportación de Álvaro Tato en esta producción?

Álvaro ha escrito una antesala con la que rendimos homenaje al Teatro Apolo, cuna de tantas y tantas zarzuelas, entre ellas ‘La verbena de la Paloma’, y también rendimos homenaje a esa compañía del Apolo que está ensayando la última Verbena. Mientras recuerdan tiempos y éxitos pasados. Y esto dará paso sin descanso a ‘La verbena de la Paloma’, tal y como la conocemos, sin mover una coma.

“La Verbena de la Paloma” está protagonizada por Antonio Comas (Don Hilarión), Borja Quiza (Julián), Carmen Romeu (Susana), Milagros Martín (Señá Rita), Gerardo López (Don Sebastián), Ana San Martín (Casta), Rafa Castejón (Tabernero) y José Luis Martínez (Inspector), entre otros actores.

-¿Qué tipo de personajes femeninos hay en esta función?

La Señá Rita es una mujer trabajadora, con mucho carácter, con mucho “tira palante”, y con un sentido de protección muy exagerado sobre su ahijado de pila, sobre el Julián. 

La Casta es una joven trabajadora con fatigas financieras y la Tía Antonia una celestina en toda regla que persigue casar a sus sobrinas con lo que ella considera un buen partido.

-¿Qué es lo primero que les has pedido como directora a los actores/cantantes de esta Zarzuela?

Simplemente les dije: ¡vamos a disfrutar, vamos a emocionarnos, vamos a jugar desde la escucha y el construir con el compañero, vamos a trabajar muy en equipo y a conseguir esa unidad como si llevásemos lustros trabajando juntos. Pasándolo bien, por supuesto siempre con rigor, con disciplina. Pero disfrutándolo y emocionándonos porque eso es lo que llega al público.

-¿El género de la Zarzuela sigue teniendo futuro en España?, ¿Hay una buena cantera?

Por supuesto que tiene futuro. No podemos perder la zarzuela, como no podemos perder a nuestros clásicos, como Calderón o Lope. Y desde luego esa es la misión del Teatro de la Zarzuela: conservar, rescatar, crear nuevas zarzuelas, por qué no, y nos ayuda muchísimo esa declaración de la zarzuela el pasado mes de enero por el Consejo de Ministros, como Manifestación Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial.

El director musical es José Miguel Pérez-Sierra. Del 8 al 25 de Mayo. Teatro de la Zarzuela.