Rafael Álvarez, el «Brujo» protagoniza un espectáculo que el propio artista define como «la mirada de un cómico sobre la tragedia griega». La función, estrenada en la 64 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, regresó al mismo en 2019. «La obra está representada desde el punto de vista de un cómico que tiene que mirar la tragedia o cualquier cosa de manera que el público ría constantemente, desde el principio al final. Hace muchos años leí la definición de Arte Clásico que daba un gran erudito helenista cuyo nombre ahora ya no recuerdo: “Una obra es clásica (decía) cuando no hay en ella ningún resto del esfuerzo que conlleva todo proceso creador»… Hablo de muchos temas en escena. Como sabéis, en todos mis espectáculos dejo un margen de descanso para el espectador. En este caso para que asuma la historia de Esquilo de una forma grata y lúdica. Van a conocer “mi Esquilo». (Lee la entrevista completa en nuestro nº 120. Marzo de 2020)