La veterana compañía Imprebís presenta esta divertida función con la que celebran su 25 Aniversario. La llevan a escena Carles Montoliu, Carles Castillo, Santiago Sánchez y Víctor Lucas. Un grupo de vecinos de un barrio popular cualquiera de Madrid va a encontrar en el teatro un buen reflejo de nuestra sociedad y verá cómo los textos de las grandes obras teatrales modifican y mejoran sus vidas. Según su coautor y director Santiago Sánchez:“Hoy no estrenamos” quiere transmitirle al público que, en una época de tanto bombardeo de imágenes, es esencial que no perdamos la imaginación. Es un canto de amor al arte y al teatro, desde el humor”

-En esta obra un grupo de vecinos de un barrio popular cualquiera de Madrid va a encontrar en el teatro un buen reflejo de nuestra sociedad y verá cómo los textos de las grandes obras teatrales modifican y mejoran sus vidas…, ¿qué más le podemos contar al público sobre la historia que nos narráis?

Que es un alarde de comedia por parte de dos grandes actores como son Carles Castillo y Carles Montoliu, capaces de desdoblarse en 12 personajes con solo cambiar un objeto. Y, a la vez, un canto de amor al arte y al teatro, desde el humor. Y, desde la ironía, una radiografía a nuestra sociedad. Además, la incorporación de Víctor Lucas ha aportado al equipo la fuerza de la música en vivo, otro elemento esencial a lo largo de la historia del teatro.

-¿Qué dos frases de Antonio, tu personaje, te encantan?

-“Yo sé que hay gente que hace teatro para sufrir. Para mí, no. ¡Para mí, en el teatro, hay que disfrutar!”. Y, luego, más que una frase es una situación en la que Antonio invita a los alumnos a deshacerse de ese “ego” que, a veces, nos hace sombra y no permite que aflore el verdadero ser humano que todos llevamos dentro.

-¿Qué relación mantienen los alumnos y los trabajadores del centro en “Hoy no estrenamos”?

Una relación entrañable. No hay nada más hermoso que ver como la gente quiere mejorar su vida y saber que tú puedes contribuir a ello de la mejor manera que sabes: a través del Arte con mayúsculas.

-¿Qué tipo de humor hay en escena?

Yo diría que es muy humano pues tenemos la capacidad de reírnos de nuestros propios deseos, de nuestras dudas, de nuestros sueños. Cada uno de los personajes de “Hoy no estrenamos” es un reflejo de una parte de nuestra sociedad. Seguro que el espectador se identifica con uno o con varios y es muy divertido y gratificante tanto para el público como para nosotros.

-Completa esta frase: “Hoy no estrenamos” quiere transmitirle al público que…

En una época de tanto bombardeo de imágenes es esencial que no perdamos la imaginación”. “Hoy no estrenamos” es una experiencia que ninguna plataforma te podrá proporcionar.

-¿Por qué crees que puede ser interesante y casi “necesario” que los jóvenes acudan a ver obras como “esta noche no estrenamos”?

Porque es una obra ideal para acercarse al teatro. Si ya eres aficionado, te emocionará. Si es la primera vez que acudes al teatro, querrás repetir. Creo en nuestro compromiso como artistas por hacer que el público descubra el teatro como un lugar único de placer y diversión. Y también de emoción.

Vuestra compañía, L´Om Imprebís, lleva más de 40 años llevando a escena todo tipo de obras, ¿Cuáles son las mayores dificultades con las que os encontráis en la actualidad para poder representar las funciones que creáis y producís?

Los dos Carles y yo llevamos trabajando muchos años juntos. Introdujimos en los años 90 el teatro de improvisación en España, pero el reto era ir más allá: hacer de nuestra técnica una forma de escritura contemporánea y creo que lo hemos conseguido. A imagen del trabajo de las antiguas compañías: autores, directores, dramaturgos sobre la escena. Afortunadamente seguimos girando de forma notable. Acabaremos el año con más de 120 representaciones por toda España y visitando regularmente países tanto de Europa como de América Latina. Hemos diversificado el repertorio y, ahora, alternamos el trabajo de “Imprebís” con un clásico como Chéjov en “Tu mano en la mía” que se pudo ver la temporada pasada en el Fernán Gómez o un Darío Fo como “Descarados”. Es importante que, en un momento de tanto personalismo y tanto teatro de productora, se consolide la fuerza que tiene el trabajo continuado de artistas y compañías estables y el público pueda disfrutar de ello.

-En esta función haces triplete ya que eres coautor, el codirector y uno de los protagonistas, ¿es más fácil interpretar una función que se ha escrito y codirigido o al revés?

Es un trabajo colectivo que llevamos años perfeccionando. Hay veces que el texto ni siquiera se escribe en papel. Se va modelando en escena función a función con gran rigor, escuchando las reacciones del público… al modo de las antiguas compañías de comediantes. Era el paso lógico tras nuestra experiencia en el arte de la creación en vivo de la mano de Michel López, creador de la Liga Francesa de Improvisación. Teatro Alfil.