Silvia González Gordillo es la directora de este emblemático Festival que celebra este año su 33ª edición con una programación llena de grandes montajes y que festejará el 400 aniversario del nacimiento de Molière.

-Para todos/as aquellos/as espectadores que nos leen y que todavía no conocen este Festival, ¿en qué crees que se diferencia de otros Festivales de Teatro Clásico?
Nuestro Festival tiene el privilegio de desarrollarse en uno de los conjuntos histórico-artistico único en nuestro país, alcanzando su máximo esplendor en el siglo XV. Poder disfrutar de nuestros grandes clásicos al aire libre en nuestras plazas y calles es una experiencia siempre gratificante.

-Preséntanos algunos de los estrenos que habrá este año en el Festival…
Este año en el Festival habrá cinco estrenos. Dos de ellos son las coproducciones del Festival “Menina. Soy una puta obra de Velázquez’ y “Los tres mosqueteros” y otros tres: “El Lazarillo de Tormes” para público infantil, “La Espera”, un espectáculo de piezas musicales del Siglo de Oro y “Sex-amerón”, un espectáculo programado en la sección de La Noche Golfa. De “Menina. Soy una puta obra de Velázquez”, producida por Proyecto Cultura, destacaría la frescura de una compañía joven pero con sólidos proyectos. Aborda el acoso escolar y funde el del Siglo de Oro con el presente a través del monólogo del personaje de una joven obesa que sufre bullying en la escuela de arte donde se forma.

En “Los tres mosqueteros” el fruto de la alianza de la compañía extremeña Marmore y la portuguesa ESTE-Estaçao Teatral, nos interesó desde el primer momento. Extremadura tiene un vínculo muy fuerte con Portugal y apreciamos mucho los trabajos en común entre los dos países. Este montaje, con música en directo y humor, dirigido por el director de la reconocida compañía portuguesa Chapitô, José Carlos García, traslada a las tablas la humanidad de los populares personajes contradictorios creados por el novelista francés: la del alcohólico Athos, del extorsionador Porthos, del religioso y amante Aramis y el apasionado D’Artagnan, enamorado de una mujer y amante de otra…

-El festival homenajea a Moliére este año por partida doble…
Satírico de su época, las andanadas que Molière lanzó contra la sociedad francesa del siglo XVII siguen escociendo en la sociedad actual. No importa de qué país porque la hipocresía o la avaricia pueden leerse en cualquier periódico que se abra cada mañana. De modo que nada más apropiado que volver a su teatro, especialmente este año en que se celebran los 400 de su nacimiento. El festival lo homenajea por partida doble con “El Avaro” que la ha transformado la compañía andaluza Atalaya en un musical, con una pequeña orquesta en directo. Su actriz principal, Carmen Gallardo, asume el papel principal de Harpagón en esta ácida comedia sobre un rico y mezquino individuo que vive aterrorizado por el miedo a que le roben el baúl donde ha ocultado su tesoro. Y en “Tartufo”, el actor Pepe Viyuela se desdobla en el personaje de Tartufo, el adulador que codicia los bienes de otro, y en el de la señora Orgona. Es una versión de y dirigida por Ernesto Caballero.

También estará en la programación la CNTC que presentará una versión de ‘El diablo cojuelo’ escrita por Juan Mayorga e interpretada por Rhum&Cia y ‘Numancia’ de Cervantes, en una adaptación de Ana Zamora para Nao D’Amores. Además, como un recital poético, «Una noche con los clásicos» rescata el espectáculo que el actor y dramaturgo Adolfo Marsillach creó hace justo veinte años. Su hija, la actriz Blanca Marsillach, compartirá el escenario con Miguel Rellán, bajo la dirección de Mario Gas. 

-Háblales a los espectadores de las secciones del Festival tituladas “Las piezas clásicas”, “Los niños en el Clásico” y “El laboratorio del Clásico”…
El Festival siempre se ha complementado con otra serie de actividades paralelas en torno a la sección oficial a las que llamamos las piezas clásicas, que arropan y sostienen toda la medula del festival y que nace con el objetivo de dar cabida a
buena parte de colectivos, empresas culturales y escuelas de teatro que trabajan con el teatro en particular y la promoción de la cultura en general. Mantenemos los Esbozos áureos para mostrar el trabajo de la escuela teatral cacereña Maltravieso, mediante la representación de fragmentos de obras clásicas de autores como Molière y Shakespeare. En esta sección se estrenará también La fábrica de los sueños de oro, y los alumnos de danza del Conservatorio Profesional de Danza de Cáceres escenificarán el ballet Las sílfides. Con el convencimiento de que todos deben disfrutar del teatro desde edades tempranas, hemos querido que el público más joven tenga también protagonismo con “Los niños en el clásico”. Podrán disfrutar de cuatro montajes, uno de ellos de estreno, El Lazarillo de Tormes, en versión de la compañía extremeña Emulsión Teatro. La novedad que presenta esta versión es su banda sonora: la música flamenca que interpreta en escena el guitarrista José Luis Montón, mientras el actor Antonio Campos escenifica la vida de su personaje en la España pobre del Siglo de Oro. Las obras son La leyenda de un dragón, Caperucita roja, con títeres, y la sesión de cuentacuentos Cuentos de oro. Los dos talleres de esta sección estarán dedicados a la confección de vestidos, máscaras, teatro de sombras y de piezas de papel en relieve.

Contar con la escuela superior de arte dramático en nuestra ciudad y en nuestro festival es un plus que nos permite, no sólo la incorporación de sus trabajos, sino además, esa parte de reflexión y debate y un mayor conocimiento del teatro y sus textos, con lo que hemos denominado el Laboratorio del Clásico. Este año la propuesta de la Escuela Superior de Arte Dramático se centrará en la creación cinematográfica mediante un taller básico, “Cáceres, ciudad de cine”, sobre el lenguaje y las técnicas cinematográficas, que servirán para realizar un guión basado en una escena de una obra de teatro clásico. El rodaje de este guión se completará el 16 de junio y se exhibirá en la Filmoteca de Extremadura, dentro de la sección Cine entre bambalinas, del Festival de Teatro Clásico.

-¿De qué forma animarías a los espectadores de otras ciudades a que asistan a este Festival?
Les animaría a conocer esta bonita ciudad aprovechando el Festival, para poder sentir y disfrutar en vivo de las grandes historias que nuestros literatos crearon en estos mismos entornos hace ya más de cinco siglos y que tan vigentes están en
nuestros días.
-¿En qué consiste la sección del Festival que denomináis “Las Notas Clásicas”?
Las Notas Clásicas reúne tres conciertos de música antigua que ha programado el festival y que se basan en una investigación minuciosa del legado musical español. Es lo que lleva haciendo la compañía Cantica con los códices medievales y cancioneros del Renacimiento español. En Romances de amor y muerte realiza un viaje en el tiempo, una travesía musical popular y costumbrista de danzas, canticas y romances del Renacimiento español, fundamentalmente de músicos como Miguel de Fuenllana, Diego Pisador y Juan Bermudo de Écija. La Orquesta Barroca de Badajoz rescata, por su parte, Apolo y Dafne, una zarzuela del Barroco escrita a dúo por Sebastián Durón y Juan Navas. Olvidada durante más de 300 años, el festival la ofrece como un reestreno, al que el director de la formación pacense, Santiago Pereira, ha añadido un intermedio de piezas musicales de la Hispanoamérica colonial. Por último, en el estreno de La espera, la agrupación extremeña La Spagnoletta une la narración de una mujer en el Siglo de Oro y música en torno a piezas de Juan Hidalgo. Del 9 al 26 de Junio. Cáceres. Más información en Festival Teatro Clásico de Cáceres – Consorcio Gran Teatro de Cáceres (granteatrocc.com)