“Nave 73 es un espacio abierto a la sinergia entre las distintas disciplinas escénicas. Un espacio de creación y exhibición donde convergen las corrientes artísticas del presente y las que marcarán el futuro más próximo. Seguiremos apostando por un teatro valiente, que se arriesga en la búsqueda de lenguajes escénicos y que se mueve en la vanguardia de la creación escénica actual”, nos dice Rocío Navarro, socia, junto a Alberto Salas y Álvaro Moreno, de esta sala ubicada en el barrio de Embajadores.

-Preséntanos algunos montajes que vaya a ver en vuestra sala esta temporada…
Durante el mes de octubre participaremos en la VIII Edición de SURGE Madrid con propuestas tan interesantes como ‘El movimiento’, de Fernando López, o ‘Martirio’, de Los Bárbaros: Lobato&Rojas. En los meses de noviembre y diciembre recibiremos espectáculos de la talla de ‘Así que pasen cinco años’, de Óscar Velado, o ‘El nombre’, de Daniel Veronese.

«Nuestro espacio está comprometido con la constante necesidad de renovación de lenguajes escénicos»

-¿Seguís algunos criterios específicos a la hora de programar en vuestra sala?
No tenemos unos criterios tangibles y definidos por los que decidamos qué montajes entran en nuestra programación y cuáles no. Más bien se trata de mostrar lo que el ‘espacio pide’, es decir, lo que mejor se adecúa a Nave 73 tanto a nivel físico como emocional. El hecho de que algo no funcione no siempre nos sorprende o nos preocupa, porque hay muchos lenguajes minoritarios que creemos que deben ser exhibidos, con todos sus aciertos y sus errores, porque creemos que son bases para la constante necesidad de renovación de lenguajes escénicos con la que nuestro espacio está tan comprometido.

«Es muy gratificante recibir el cariño y el reconocimiento del público que nos acompaña cada día…»

-¿Qué rasgos diferencian a vuestra sala de otras?
Nos distinguimos por el compromiso total con las Artes Escénicas y con todos y cada uno de los profesionales que forman parte de ella, poniendo siempre a su disposición las herramientas necesarias para conseguir mostrar al espectador el resultado final más cuidado y de mayor calidad posible. Nuestra sala tiene ya una especie de ‘sello’ en su programación que es fácilmente reconocible y muy valorado por nuestro público y queremos seguir en esta línea. La principal novedad para la presente temporada, será el trabajar en la recuperación de ciertas líneas de programación que se quedaron fuera por las restricciones de la pandemia, como las Sesiones Golfas de viernes y sábados o las matinales de los fines de semana.

-¿Qué es lo más gratificante de estar al frente de una sala como la vuestra?
Ver crecer a figuras como Alberto Conejero, Pablo Messiez o María Velasco, que han trabajado mucho con nosotros; comprobar cómo van pasando por nuestra Escuela generaciones de actores y creadores que marcarán las Artes Escénicas del mañana y recibir el cariño y el reconocimiento del público que nos acompaña cada día.

-¿Te han dado ganas alguna vez de “tirar la toalla” la temporada pasada?
El día a día muchas veces se hizo durísimo. Son muchos los frentes que tenemos que cubrir y, aunque cada vez somos más en la familia Nave 73, al final el funcionamiento directo de la sala depende de nosotros tres (Álvaro, Alberto y Rocío). La precariedad económica en la que nos solemos mover tampoco ayuda.
-¿Consideras que vuestra sala ha salido reforzada o no después de la pasada temporada de Pandemia? 
Creemos que el haber sobrevivido a estos meses tan complicados nos da un plus de fortaleza y de moral para seguir adelante. Pero sabemos que el mundo de la Cultura es una carrera de fondo y que no podemos desistir en nuestro empeño de seguir adelante ni bajar la guardia en ningún momento, porque en cualquier instante nos puede llegar otro revés y tendremos que estar preparados para ello. Hemos aprendido que el público es mucho más fiel y tiene más confianza en el mundo de la Cultura de lo que podíamos imaginar, y que proyectos como el nuestro son totalmente inviables sin un apoyo y una inversión pública detrás. Nave 73. Más información en PROGRAMACIÓN – Nave 73